Guía del corredor novato: el verdadero tío del mazo

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
El tío del mazo no sólo aparece en el kilómetro 33 de una maratón
El tío del mazo no sólo aparece en el kilómetro 33 de una maratón

Los maratonianos saben muy bien a qué nos referimos cuando hablamos del tío del mazo (o el muro). Muchos lo han sufrido; otros, por suerte, lo han esquivado. Pero no es ese el tío del mazo el que vamos a hablar. Sobre todo si nos dirigimos a los novatos. Se trata de esas personas o situaciones que nos ponen obstáculos a la hora de practicar nuestro deporte favorito. Vamos a identificarlos.

El sedentario graciosete

Es el tipo de persona que no entiende por qué quieres correr. De hecho, no entiende por qué la gente hace deporte. El típico amigo o compañero de trabajo que está continuamente repitiendo frases manidas del tipo: "correr es de cobardes", "¿dónde vas, Forrest Gump?" o "yo sólo corro delante de la policía". Y se hace el gracioso mientras engulle trozos de morcilla y donuts sin parar. Normalmente, es también el listillo del que hablaba Javier Serrano en [ uno de sus artículos ] en esta misma publicación.

El aguafiestas

Es ese "amigo" que, cuando llegas a la línea de meta extenuado, con la lengua fuera, después de haberlo dado todo, varios minutos después de que él haya llegado silbando, te dice: "no lo has hecho mal, pero te he visto cómodo, la próxima vez tienes que ir más rápido, que ibas tocándote los ****os".

El desmotivador

Aquel compañero de entrenamiento o de carrera que no deja de insistir en que lo de correr es sólo para divertirse y que machacarse para mejorar las marcas debe ser sólo para los profesionales. Podría considerarse también un aguafiestas, pero en el lado contrario. Te critica porque quieres ir rápido en una carrera y siempre te intenta convencer de que el día que te toca hacer series cambies el entrenamiento por un rodaje suave y placentero.

La falta de tiempo

Este sí que es un tío del mazo de los duros. Todos los corredores populares se encuentran con él en algún momento u otro. Algunos todos los días. El trabajo, la familia, los estudios, los compromisos sociales, etc. Todo ello condiciona las horas de entrenamiento. Al final, la clave está en organizarse lo mejor posible. Pero no siempre sale bien.

La falta de tiempo para entrenar nos provoca a veces una caída en el rendimiento. Pero hay que convivir con ello y llevarlo con tranquilidad y sin obsesionarse. En el fondo, aunque correr es algo muy importante en la vida del corredor popular, éste no vive de ello.

A veces, las condiciones meteorológicas ayudan a aumentar la pereza
A veces, las condiciones meteorológicas ayudan a aumentar la pereza

La pereza
Otro de los elementos que puede poner trabas a nuestro entrenamiento. Suele presentarse muy a menudo, y nunca se la invita. La pereza nos puede asaltar por muchos motivos y en muchos momentos, aunque hay que reconocer que las condiciones meteorológicas suelen contribuir a su aparición.

Cuando hace frío, llueve, es de noche, hace mucho calor o hay excesiva humedad, nuestra cabeza nos pide que evitemos hacer un esfuerzo físico que nos exponga a las inclemencias del tiempo. En otros casos, nuestro cuerpo tampoco quiere que le demos marcha en ciertas circunstancias. Suele ocurrir cuando llevamos varios días entrenando y estamos cansados.
Si le pereza surge por esto último, quizá deberíamos pensar si no estamos pasados de entrenamientos. Si es por un mero capricho mental, lo mejor es espantar esos diablillos sedentarios de nuestra cabeza, echarle valor y salir a correr sin darle muchas vueltas y con un pensamiento fijo en la cabeza: cuando acabe me sentiré mucho mejor.

Suele ocurrir además que, si le dejas que pueda contigo, este tío del mazo te deje aún peor después de actuar, porque te genera un sentimiento de profunda culpabilidad. Y te quedas en casa pensando: "Tenía que haber salido, ahora seguro que no voy a mejorar en la carrera ¡y además no adelgazo!" . Y cosas por el estilo.

Las lesiones

Esta es, sin duda, la representación del tío del mazo más cruel. Las lesiones aparecen por causas muy diversas, pero suelen deberse a factores que pueden corregirse. Aún así, nadie está libre sufrir una lesión en algún momento. Puede ser por un exceso de entrenamiento, por un cambio de zapatillas, por una postura incorrecta al correr. Así nos lo dicen los entrenadores y nuestros queridos fisioterapeutas, esos a los que hacemos poco caso habitualmente cuando nos aconsejan parar o tomarlo con más calma.

Hay, por tanto, maneras de evitar la aparición de este tío del mazo, o al menos reducir la frecuencia de sus visitas. Hay que tener cuidado con los entrenamientos, no excederse en la cantidad de kilómetros o en la intensidad más allá de lo que nos recomienden los expertos. Y a la aparición de la primera molestia, acudir al especialista y parar si es necesario para evitar males mayores. Lo sé, esta es la teoría, esa que luego nos resulta tan difícil de cumplir. Y a mí el primero.

No obstante, la lesión puede llegar también de manera fortuita. En cualquiera de los casos, hay que tener paciencia y pensar en positivo: "¡Cuando pueda volver a correr seguro que estaré mucho mejor que antes!". No sueles pensarlo muy convencido, pero ayuda a levantar el ánimo.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

La realidad aumentada aplicada al running
Chema Martínez Pastor

¿Te acuerdas cómo era correr hace diez años, sin un GPS en la muñeca que nos marcase el ritmo y sin poder bajarnos planes de entrenamiento de Internet? ¿Y te imaginas cómo será dentro de 10 años?

¿Héroes o insensatos?
Mario Trota

Los corredores populares no somos atletas de elite ni nos ganamos la vida dando zancadas. Por ello, hay que tener mucho cuidado a la hora de practicar este deporte y saber donde están realmente nuestros límites. Y parar cuando es necesario. Nuestro colaborador Mario Trota reflexiona sobre la insensatez de querer forzar nuestro cuerpo y nuestra mente en situaciones delicadas.

Relato: El runner de la Luna Llena
Chema Martínez Pastor

Aquel corredor de la camiseta negra sólo pasaba por el parque una noche cada 24 días. ¿Qué le llevaba, hacia dónde iba? ¿Y por qué el resto de días no le podíamos ver por allí? Un nuevo relato runner de Chema Martínez Pastor

Correr: la mejor excusa para cuidarse
Adolfo Bello

El deporte tiene asociadas muchas ventajas. Entre ellas, que nos fijamos más en lo que hacemos en el día a día y hace que nos cuidemos un poco más. ¿Qué hábitos saludables has adoptado desde que corres?

Las mas vistas

Músculos que actúan en la carrera
Francisco Gilo

Para prevenir lesiones y mejorar el entrenamiento de la carrera es importante conocer los principales músculos involucrados en la actividad. Los descubrimos en ese artículo de Fco. Gilo.

Entrena lento para correr rápido
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Sabes correr lento? Y, ¿sabes para qué sirve? Es fundamental si quieres progresar. Te explicamos porqué.

¿Qué te aporta el fartlek en tus entrenamientos?
Vicente Torres Navarro

Muchos conocéis el fartlek, pero no sabéis realmente qué os aporta o incluso cómo introducirlo en vuestras rutinas de entrenamiento. Vicente Torres nos aporta luz sobre el tema y nos ayuda a construirnos nuestra propia rutina de fartleks.

el minimalismo paso a paso
Julius W. Carrough

En esta serie de videos, encontraras respuesta a todas las dudas y curiosidades sobre minimalismo, barefoot y running de la mano de Julius W. Carrough