¿Con qué parte del pie aterrizas? Mitos y verdades sobre talonear o puntear

Por Rubén Sánchez-Gómez para carreraspopulares.com
Cuidado con intentar cambiar la pisada porque podemos tener problemas.
Cuidado con intentar cambiar la pisada porque podemos tener problemas.

Es un tema que está constantemente en las tertulias de corredores. ¿Es mejor correr de puntera, de medio pie o de talón? Parece que la opinión más aceptada dice que los "buenos" corredores pisan con la parte delantera del pie y los que llevan menos tiempo o lo hacen más lentos, necesariamente pisan con el talón primero. Se suele crear una sensación de elitismo que, lejos de la realidad, lleva a pensar que todo tenemos que aprender a entrar con la parte delantera del pie si queremos ser buenos corredores.

La importancia de la pisada

La recepción del impacto contra el suelo es un momento crucial en la biomecánica del corredor, dado que se pasa del medio aéreo del que viene la pierna (fase de vuelo) al medio de suelo, siendo esta transición de "la nada al todo" en lo que a física se refiere. Supone un brusco cambio para nuestro aparato locomotor: en primer lugar, porque aunque se haga de la manera mas suave y controlada que se sepa o pueda, siempre van a existir fuerzas de frenada, como las de fricción o las de impacto, que actuarán sobre nuestro cuerpo en sentido ascendente; en segundo lugar, porque una vez superada la fase de impacto, el pie tendrá que "recuperarse" para afrontar en las mejores condiciones la no menos importante fase de impulso/despegue.

Por tanto la recepción del impacto contra el suelo es crucial para el correcto gesto deportivo de la carrera. Este gesto deportivo de correr, que evolutivamente procede del desarrollo psicomotriz del aprendizaje a caminar llevado a cabo durante la edad infantil, en términos generales NO debería re-educarse ni cambiarse, pues la literatura científica habla de que el coste metabólico que le supone al individuo aprender a correr de otra manera que no es la suya, no merece la pena en cuanto al ratio de consumo de energía ("ahorro vs gasto") en lo que a la fatiga muscular se refiere.

Si nos atenemos a la velocidad, si que hay artículos que hablan de que correr punteando es más rápido que hacerlo taloneando, pero a costa de, como acabamos de comentar, una readaptación metabólica que sólo llegaría a ser eficiente tras muchos entrenamientos (los cuales, por cierto, tampoco se conoce el tiempo exacto de adaptación, pues esto depende de la biomecánica particular de cada individuo y quedaría sólo al alcance de atletas profesionales que se dedican a ello).

Además, cabe no dejar de lado otra tercera variable: el índice de lesiones. Está descrito que aquellas personas que no corran punteando de manera innata y que modifican su pisada para hacerlo de manera conscientemente provocada, tienen hasta un 30% más de probabilidades de sufrir fracturas por estrés en los metatarsianos, fascitis plantares o problemas en el tendón de Aquiles.

Por lo tanto, y en base a la literatura científica, desde Pododinamica no aconsejamos cambiar el tipo de pisada a los corredores amateur, tanto a nivel metabólico como a nivel de provocar ciertas lesiones.

SOBRE EL AUTOR

Rubén Sánchez-Gómez
Equipo Pododinamica
Expertos en Biomecánica

www.pododinamica.es


3.378

Articulos relacionados

Salud A nadie le gustan las lesiones. Pero estas, menos aún
Salud Septiembre: las lesiones típicas de la vuelta a los entrenamientos
Reportajes Preguntas y respuestas para runners (IV)

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!