Corredor, lo primero es la seguridad

Por Javier Serrano para carreraspopulares.com
Cuando corremos en la carretera, hay que extremar la precaución
Cuando corremos en la carretera, hay que extremar la precaución

Los corredores somos duros. Pero no en sentido literal. Somos duros, rocosos, perseverantes, competitivos, disciplinados, inasequibles al desaliento. En definitiva, duros de carácter. Pero nuestro cuerpecillo es bastante frágil. Y no hablo sólo de las lesiones, que nos traen muchas veces por la calle de la amargura, sino de los efectos que puede tener sobre nosotros cualquier golpe. En ese sentido, no somos nada duros.

El corredor es un ser muy expuesto. Afortunadamente, cada vez hay más espacios habilitados para los runners, existen multitud de caminos y circuitos, parques, bosques, montes, zonas campestres y todo tipo de recorridos en los que podemos disfrutar de nuestro deporte favorito sin demasiados riesgos. Pero de vez en cuando, nos toca correr por asfalto y convivir con el tráfico rodado. Y eso es mucho más delicado. Un golpe con un coche, por leve que sea, para nosotros puede tener consecuencias devastadoras en forma de lesión, o de cosas peores.

Cuando hablamos de correr, solemos referirnos a planes de entrenamiento, a material deportivo, a cómo debemos afrontar la competición, a las lesiones y el cansancio. Pero hay algo que va mucho antes de todos estos aspectos: la seguridad. Así que la mejor forma de evitar riesgos con los vehículos es no convivir con ellos; en la medida de nuestras posibilidades, debemos evitar correr por zonas abiertas al tráfico, la mejor forma de no chocar con un coche es que no exista la posibilidad de cruzarse con uno, así de simple.

Así que evitemos el tráfico rodado, nuestro entorno son los parques, los bosques y, en general, todas las zonas cerradas al tráfico. Pero como no siempre podemos correr en esos lugares —de hecho, para llegar al parque muchas veces hay que transitar unos cuantos cientos de metros por el asfalto—, debemos extremar las precauciones.

He aquí algunos consejos:

-Debemos ir con mil ojos, vigilar todos los vehículos que tengamos cerca y anticiparnos a sus posibles maniobras. Incluso si tenemos preferencia de paso, es mejor desconfiar.

-En carretera, siempre correr en sentido contrario a los coches, por el lado izquierdo de la calzada, así les veremos venir de frente. Pero cuidado con los coches que vengan por nuestra espalda y puedan estar adelantando.

-Llevemos ropa perfectamente visible, especialmente en los entrenamientos nocturnos: prendas claras, bandas reflectantes, luces acopladas al brazo. Toda señalización es poca.
En definitiva, máxima prudencia. Ante todo, seguridad. Os dejo un vídeo sobre ello.


Javier Serrano
Periodista, escritor y runner
Autor de El Manual del Buen Corredor y del videoblog Running, cámara, ¡acción!

SOBRE EL AUTOR

Javier Serrano
Periodista, escritor y maratoniano


3.391

Articulos relacionados

Reportajes 5 canales de YouTube para runners que deberías estar viendo ya
Reportajes Los rodajes: tan fáciles, tan difíciles
Reportajes Los estiramientos

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo