Cuánto tengo que beber para salir a correr una hora

Por carreraspopulares.com - 08/05/2019

A estas alturas ya nadie puede discutir que mantenernos hidratados es una obligación mientras corremos. Las dudas principales suelen venir por la cantidad de agua que debemos beber mientras hacemos deporte.

Los efectos positivos de tomar agua antes o durante nuestro entrenamiento se pueden resumir en:

- Compensar el agua perdida con la sudoración. Para correr nuestro cuerpo necesita producir energía. Esta energía proviene de la combustión de las reservas energéticas que hace que los músculos y órganos como el corazón o pulmones se muevan en pos de la carrera. Esta combustión produce el aumento de temperatura corporal, de ahí que se produzca la sudoración para mantener esa temperatura en unos niveles aceptables. Privar al cuerpo de reservas de agua supone algo así como si a tu coche le dejaras sin líquido refrigerante.

- Mantener los músculos hidratados. Un músculo con reservas de agua es un músculo que funciona mejor. La deshidratación se traduce en una reducción de las hormonas que ayudan a sintetizar las proteínas y, por tanto, en un músculo que funciona peor y más susceptible a calambres.

- Ayuda a bajar la temperatura corporal. De manera directa, la ingestión de agua ayuda, por el contraste con su temperatura a que nuestro cuerpo obtenga una reducción de la temperatura global.

- Facilita la recuperación muscular, al proporcionar más elasticidad al músculo.

Así que, una vez estamos todos de acuerdo en que necesitamos hidratarnos, la pregunta es: ¿cuánto tengo que beber para salir a entrenar, por ejemplo, una hora? La primera respuesta es que no hay una única respuesta. Factores como nuestro propio cuerpo (metabolismo, peso corporal, la dieta que sigamos...) y también externos (temperatura y humedad exteriores, ropa que llevemos puesta, tipo de ejercicio que estemos haciendo e intensidad), van a determinar el agua necesaria para que nuestro cuerpo siga funcionando correctamente.

La buena noticia es que no hay una única respuesta correcta, pero al mismo tiempo hay muchas respuestas válidas. Es decir, aunque podamos enunciar fórmulas para calcular el agua a consumir (ahora te damos unos consejos), si nos pasamos o nos quedamos un poco cortos tampoco hay excesivo peligro. Es más importante construir el hábito de beber siempre que corramos que obsesionarnos con la cantidad de agua a ingerir. Sólo en casos muy extremos, pasarnos será un peligro; y beber aunque sea poco siempre es mejor que no beber nada.

Calcula tu consumo de líquidos corriendo

La mejor forma de saber cuánto debes beber para salir a correr es calcular cuánto líquido pierdes en carrera. La fórmula es fácil: pésate sin ropa antes de salir a correr y vuelve a hacerlo después. Intenta no orinar entre ambos pesajes para poder hacer un cálculo correcto y si bebes agua, réstala de la ecuación. Es decir, si antes de correr pesas 73,4 y después 73,2, pero has bebido medio litro de agua en el camino, deberás restar esos 500 gramos al peso total, con lo que habrás consumido 700ml de líquido en tu entrenamiento.

Con calor es necesario reponer más líquidos. Pero... ¿cuánto?
Con calor es necesario reponer más líquidos. Pero... ¿cuánto?

Lo ideal es hacer este cálculo en diferentes días, para saber cómo afecta el tiempo de entrenamiento, el clima o la intensidad. Por ejemplo, si llevas una tabla con tu tasa de sudoración (para comparar es buena idea que, una vez obtenido el volumen de líquido perdido lo dividas entre los minutos de ejercicio y lo multipliques por 60, para saber el consumo por hora), y anotas también la temperatura e intensidad del ejercicio, te permitirá descubrir si te afecta más o menos el calor a la hora de perder líquidos.

Otra cuestión a tener en cuenta son tus propias sensaciones. Intenta darte cuenta de cómo te encuentras los días que más líquido has perdido y si eso ha tenido incidencia en tu rendimiento. Los cálculos anteriores son una buena referencia, pero no hay que olvidar que lo principal es encontrarnos bien durante todo el entrenamiento.


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR LUIS MIGUEL DEL BAÑO



POR ANDREA FERRANDIS

POR FRANCISCO GILO

POR CENTRO PRONAF (PROGRAMAS DE NUTRICIÓN Y ACTIVIDAD FÍSICA)


3.346

Tambien te puede interesar

Siete falsos mitos sobre la alergia que son ¡mentira!
Clínica Médica MediNorte

Hay muchos falsos mitos alrededor de la alergia que seguro que das por hecho, mientras que son absolutamente falsos.

¿Qué tenemos que hacer para evitar los temidos tirones musculares?
Francisco Gilo

Los deportistas han asociado el calor y el ejercicio intenso con gran sudoración, con la aparición de calambres y, aplicando el sentido común, han relacionado la pérdida de iones en el sudor con dichos calambres

¿Por qué no se está promoviendo ya la vacuna de la gripe?
Francisco Gilo

Este año, más que nunca, necesitamos una gran cobertura poblacional de la vacuna de la gripe, cuya epidemia estacional se solapará con la pandemia de Covid-19.

Actívate, estar sentado es malo para el cerebro
Francisco Gilo

Se ha comprobado que se produce una reducción del lóbulo temporal medio

Las mas vistas

Los mejores documentales y películas sobre running en Netflix
carreraspopulares.com

El verano es una buena época para disfrutar de nuestra suscripción a Netflix y para correr un poco menos. Pero si vemos documentales o películas sobre running, ¿cuenta como entrenamiento? Por si acaso, aquí te proponemos una selección.

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.

Ejercicios con Kettlebell para corredores
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Son una pequeña revolución. Las Kettlebell se han convertido en el complemento ideal para el entrenamiento de fuerza de muchos corredores. Trabajarás el core, cuádriceps o isquiotibiales de una manera diferente. ¡Ponte a tope con ellas!