El running y la artritis ósea

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com

Uno de los argumentos clásicos contra el running ha sido el de que se trata de una actividad agresiva para las articulaciones, al generar un impacto en nuestro sistema músculo-esquelético. Como toda actividad, por supuesto que puede acabar generando un daño si no se tiene un cuidado especial al practicar esta actividad. Pero está más que demostrado que correr, cuando se hace bien, no sólo no es dañino para las articulaciones sino que genera beneficios para nuestros músculos y huesos. Beneficios que notaremos cuando lleguemos a edades avanzadas.

Un ejemplo clásico es el de la osteoartritis. Se suele equiparar la práctica del running como un elemento de riesgo, en comparación con otras acciones como caminar. Por ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Berkeley, encabezados por Paul T. Williams, se propusieron investigar si eso era exactamente cómo pensaba la opinión popular.

Para ello, se sometió a estudios y seguimiento durante aproximadamente 7 años a un numeroso grupo de personas, tanto corredores como sedentarios. El resultado de este estudio arroja que, de los 74.752 corredores, 2.004 (el 2%) padecieron osteoartrosis y 259 (el 0,3%) tuvieron que someterse a una operación de reemplazo de cadera. Por otro lado, se estudió a 14.625 sujetos que no corrían, de ellos 695 (el 4%) sufrieron artritis y 114 (0,7%) necesitaron una prótesis en su cadera. Por ello, los primeros resultados indican que, de haber una relación entre el running y la artritis, esta es de reducción del riesgo en lugar de lo contrario.

Un problema que aumenta con la edad (y el peso)

La osteoartritis es la mayor causa de discapacidad en las personas de avanzada edad, afectando entre el 7% y el 25% de la población occidental, siendo el cuarto problema médico más extendido entre las mujeres de todo el mundo. Hay una percepción extendida de que correr aumenta el riesgo de sufrirlo. En realidad, correr (y cualquier deporte) incrementa, lógicamente, el riesgo de sufrir contusiones o traumatismos, los cuales incrementan la presencia de artritis en personas de edad. Pero a su vez, el deporte aeróbico como el running ayuda a disminuir el índice de masa corporal, factor muy asociado a los problemas de articulaciones.

Además, ayuda a la prevención, pues el ejercicio también favorece la generación de cartílago y prevenir la pérdida de proteoglicanos del cartílago, que proporcionan las propiedades viscoelásticas del mismo. Estos efectos son importantes porque la pérdida de cartílago y de proteoglicanos son características prominentes de la osteoartritis.

Este estudio realizado en 2014 sugiere una relación positiva entre la osteoartritis y las actividades deportivas físicas en general. Hay estudios prospectivos en humanos que afirman que el ejercicio no tiene un efecto significativo o que disminuye el riesgo de reemplazo de caderas. Con casi 90.000 participantes, este estudio americano de la salud de corredores y caminantes es el mayor realizado específicamente para el estudio de los beneficios la de salud y el riesgo de actividad física.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


3.283

Articulos relacionados

Salud La salud de tus rodillas depende de su estabilidad
Reportajes ¿El running es para octogenarios?
Actualidad Caminar sí; pero más deprisa

También te puede interesar

Salud Herramientas psicológicas para prevenir lesiones
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!

Las más vistas

Material deportivo BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Nutrición ¿Comes en la oficina? Recetas de tupper para runners