Guía del corredor novato: la autoestima

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
El corredor también tiene momentos de bajón si no está al nivel que esperaba
El corredor también tiene momentos de bajón si no está al nivel que esperaba

Los corredores presumimos de ser personas resistentes, disciplinadas y de no rendirnos fácilmente. Nos ponemos un objetivo y trabajamos para conseguirlo. Nos esforzamos y vamos a por ello. Alardeamos de resiliencia, de esa capacidad que tenemos de levantarnos cuando nos caemos o superarnos si un entrenamiento ha salido mal. Pero no siempre somos así.

De hecho, creo que estamos más tiempo quejándonos de lo mal que nos salen las cosas que el que dedicamos a alegrarnos cuando todo sale bien. Es una cualidad que he observado a lo largo de los años entre los cientos de corredores populares que he conocido. Y, por supuesto, es algo que también me pasa a mí.

Es muy habitual escuchar frases llenas de derrotismo, de desánimo, después de un entrenamiento o una carrera: “qué mal me ha salido”, “no soy capaz de correr más rápido”, “estoy fatal de forma”. Comentarios que en muchos casos entran en el terreno jocoso cuando el que los hace acepta con resignación su (aparente) mal estado: “voy más lento que una tortuga”, “hasta las viejecitas del parque me pasaban andando”, “no aguanto ni a trote cochinero”.

Pero lo normal es que no estemos tan mal. Quizá esos comentarios sirvan más bien como una coraza, una tirita psicológica. Antes de que otros lo digan, nosotros lo admitimos. O eso es lo que pensamos. ¿Será que tenemos una baja autoestima, cuando lo que se ha dicho siempre es lo contrario?

En ocasiones somos demasiado exigentes con nosotros mismos
En ocasiones somos demasiado exigentes con nosotros mismos

Postureo

Creo que no, que es sólo una pose, sí, un postureo si lo queréis llamar así. En el fondo sabemos que correr es lo mejor que nos puede pasar y que un día malo lo tiene cualquiera. Incluso varios días. Porque al final aprendemos a relativizar las cosas: resulta que ese entrenamiento tan malo era el primero después de tres semanas parado por una lesión; o esa marca tan “mediocre” en una carrera la has hecho después de dormir pocas horas porque ayer trabajaste hasta tarde; o simplemente estabas cansado porque en los días previos has acumulado demasiados kilómetros.

Es algo que sabes asimilar con el paso del tiempo. Esas frases tan deprimentes en realidad son una fachada. O deben serlo. Estamos en esto por salud y por disfrutar de todo lo bueno que nos da correr. Cada uno tiene un nivel, corre a unos ritmos o alcanza unas distancias. Nos tenemos que superar a nosotros mismos, no compararnos con los demás. Y si miramos a nuestro YO de hace un año que era algo mejor, debemos buscar la razón por la que ahora no alcanzamos ese nivel. Quizá se pueda resolver.

Y si no podemos volver a ser los de antaño, buscaremos nuevos objetivos menos exigentes. Como dice un amigo, “yo quiero seguir corriendo toda la vida”. Y no puedes mantener el mismo nivel siempre, pero siempre puedes intentar ser la mejor versión de ti mismo cada día.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


1.107

Articulos relacionados

Reportajes Buenos modales para runners
Reportajes Guía del corredor novato: cómo te pueden ayudar las redes sociales
Salud Las lesiones por ejercicio excesivo

También te puede interesar

Reportajes Zatopek, un mito inmortal
Reportajes Las carreras (de Navidad) más raras del mundo

Las más vistas

Nutrición Los falsos mitos de las grasas
Salud El pie del corredor de montaña