Hipotermia y defensa ante el frío

Por Francisco Gilo para carreraspopulares.com
Frío, invierno y deporte son compatibles
Frío, invierno y deporte son compatibles

El invierno no frena a los deportistas. De hecho, son muchos los aficionados a las actividades en la montaña y en la nieve, en condiciones de frío extremo en ocasiones. El cuerpo tiene formas de protegerse ante las bajas temperaturas.

Lo mejor es conocerlas y saber cómo actuar para evitar efectos nocivos que puedan provocar situaciones delicadas.

Mecanismos de defensa frente al frío

Los cambios cuya finalidad es prevenir la pérdida ulterior de calor e incrementar su producción son estos:

Aumentar el tono muscular, lo que da como resultado escalofríos, con un incremento concomitante de hasta cinco veces en la producción de calor. Sin embargo, los escalofríos incrementan también la velocidad de pérdida de calor.

Distribución de la sangre: el flujo sanguíneo tegumentario (de los tejidos) se interrumpe virtualmente durante el estrés por frío al predominar la vasoconstricción. Cuando se desea perder calor se incrementa el flujo sanguíneo hacia las extremidades y tiene lugar un fenómeno de vasodilatación máxima, aumentando un 30% el gasto cardíaco.

Protección voluntaria: Cualquier interrupción en la capacidad del individuo para percibir la adversidad térmica, de transmitir señales sensoriales hacia el sistema nervioso central (SNC), le predispone a hipotermia o a hipertermia.

La hipotermia se produce cuando hay una disminución de la temperatura corporal por debajo de los 35º.

Este problema se presenta cuando el cuerpo comienza a perder más calor del que tiene capacidad para producir y esto provoca que se agote la energía almacenada y empiece a bajar la temperatura del cuerpo.

Cuando la temperatura del cuerpo desciende, las funciones cerebrales se afectan, provocando dificultad para moverse, pensar con lucidez o darse cuenta del peligro, lo que impide a la persona pedir ayuda.

También aumentan las contracciones musculares produciendo escalofríos y cuando la temperatura desciende de los 32°, se desencadena una vasoconstricción periférica que impide el adecuado flujo sanguíneo a todas las partes del cuerpo.

Los síntomas de la hipotermia son:

-Piel amoratada con manchas pálidas, frías y secas.
-Escalofríos.
-Sueño.
-Insensibilidad en las áreas congeladas.
-Respiración superficial y lenta.
-Disminución progresiva del estado de conciencia.

La hipotermia por inmersión en agua fría es más grave y sus efectos son más rápidos que cuando es por provocada por la exposición al aire y al viento helados, ya que las pérdidas de calor dentro del agua son muchísimo más rápidas y la temperatura más baja.

Cuando una persona ha sufrido hipotermia o congelamiento de alguna parte de su cuerpo, se le debe trasladar lo antes posible al hospital o centro de salud.

Para prevenir la hipotermia:

-No se exponga al frío sin utilizar ropa caliente, en caso necesario acuda a los albergues establecidos durante esta temporada.

-Cubra bien su boca, nariz y manos al salir a la calle.

-Evite mojarse y si lo hace retire la ropa húmeda de inmediato, no deje que se enfríe más.

-Evite el contacto directo con objetos fríos o congelados.

SOBRE EL AUTOR

Francisco Gilo
Licenciado en Medicina y Cirugía

www.temasmedicosdiversos.com


14.858

Articulos relacionados

Salud El resfriado en el corredor
Reportajes El ´entrenamiento invisible´
Salud 8 consejos para una temporada sin lesiones

También te puede interesar

Salud La resiliencia y el running: pareja de éxito
Salud Prueba de esfuerzo

Las más vistas

Entrenamientos Métodos de entrenamiento de la resistencia (VII): método de competición
Actualidad Volvemos a correr juntos en la Carrera Popular del Corazón