Maratón: ¿prueba de resistencia o de velocidad?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 02/07/2019

"Se ríe en sus adentros por la ignorancia del periodista que llamó al maratón prueba de resistencia. Eso equivaldría a correr hasta que todos menos uno caiga desfallecido y en ese caso Matus no tendría dudas de su victoria. Anda, Clarence, corre lo que quieras con tus zapatillas lustrosas, que yo estaré aquí, detrás de ti, sin dejarte ni a sol ni a sombra, hasta que al fin te desplomes; y sin embargo el maratón, como los cien metros planos, es una prueba de velocidad, hay que obtener el mayor cociente de distancia entre tiempo. ¿Cuál es la velocidad idónea?, se pregunta Matus incapaz de responderse. Si me excedo, a media ruta estaré demolido; y si aflojo, no me quedará ni el aplauso de una parisina solterona."

La anterior cita es un fragmento del libro “El ejército iluminado” escrito por David Toscana y publicado en 2006. En él, un profesor mexicano recluta un “ejército” de alumnos para emprender la misión de reconquista del territorio de Florida de manos de los yankis. La novela está plagada de personajes entrañables, como el del propio profesor, quien en su juventud se prepara en solitario para competir en el maratón olímpico de París en 1924 (por supuesto, sin desplazarse a la capital francesa ni formar parte del equipo nacional de atletismo). La novela no es sobre running, pero integra tan bien este deporte que se acaba convirtiendo en un regalo para los que nos gusta el atletismo.

Y es al llegar a la cita que abre este artículo que el lector experimentado en el running se queda haciendo una reflexión. En realidad, es cierto. Pero es algo que normalmente damos tan por hecho que no nos paramos a pensar. Siempre dividimos las pruebas en “velocidad o resistencia”, siendo habitualmente las primeras de distancias inferiores al kilómetro y medio (aunque la definición oficial de fondo empieza en el 800), mientras que el resto abarca cualquier distancia desde los 1.500 hasta el maratón. Hablamos siempre de pruebas reconocidas por las distintas federaciones de atletismo.

El caso es que tan importante es la resistencia en una carrera de 100m como la velocidad en un maratón. Si queremos dar el máximo en una carrera “de velocidad”, debemos ser capaces de resistir un tiempo (por corto que sea), corriendo a un ritmo fuerte. A medida que la distancia aumenta, nuestra capacidad de resistir ritmos altos disminuye. Por eso, cualquier prueba en la que haya que correr para alcanzar una distancia determinada, desde la más corta a la más larga necesita de las dos habilidades: hay que llegar a la línea de meta en el menor tiempo posible en función de nuestras capacidades. De hecho, cuando hablamos con alguien que ha corrido cualquier carrera, incluido el maratón, no podemos evitar preguntar el tiempo. Si, como dice el personaje de “El Ejército Iluminado”, fuera una prueba de resistencia, el resultado no se contaría en horas y minutos, sino que sería una competición a ver quién llega más lejos o resiste más corriendo.

¿Hacer un maratón andando es hacer un maratón?

Hay un debate clásico entre los que dicen que si alguien camina durante un maratón no se puede decir que lo haya completado. Tendemos a exagerar nuestras hazañas y a motivarnos pensando que el reto es no poner los dos pies en el suelo a la vez. Pero lo cierto es que en ningún reglamento especifica esta parte. Es más, si el ganador o ganadora de un maratón hiciera los últimos metros andando y aún así, lo hiciera por delante de sus competidores, subiría al primer puesto del cajón. ¿La explicación? El maratón es una prueba de velocidad: de la velocidad media que puedas llevar durante 42 kilómetros y 195 metros. Una vez tenido esto en cuenta, depende de las capacidades y la preparación de cada uno, que esa media de velocidad sea mayor o sea menor.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

La carrera ideal para el corredor popular
Mario Trota

En algunos casos son cuestiones quizá exageradas, deseos más bien utópicos o exigencias a un organizador que son difíciles o incluso imposibles de cumplir. Pero, ¿por qué no soñar? En un mundo idílico, ¿cuál sería nuestra carrera perfecta?

Correr te va a hacer un buen jefe
Chema Martínez Pastor

El running en la empresa es siempre una buena ayuda. Los jefes que corren tienen una serie de capacidades que, bien usadas, pueden hacer de ellos el líder que una empresa y un equipo de trabajo necesitan.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.