Nunca correrás dos veces la misma carrera

Por carreraspopulares.com

Todos lo hacemos, es inevitable. Y sano. Medir nuestros tiempos y compararnos con nuestro “yo” del pasado es una forma de motivarnos y de entender si estamos mejorando con nuestros entrenamientos. Cada uno con sus motivaciones y retos, pero todos tenemos en nuestra cabeza el tiempo que queremos hacer en nuestra próxima carrera.

Esto tiene una parte buena y una mala. La buena es que nos orienta durante la preparación de la carrera. Y la mala, que puede producir frustración en nosotros mismos si el resultado no es el que esperamos. Incluso nos puede estropear la propia carrera cuando vemos que no estamos cumpliendo el objetivo. Seguro que, si corres para superar algún objetivo, te habrá pasado alguna vez que a mitad de carrera, viendo que no podías hacer el tiempo deseado, ya no tiene sentido seguir corriendo. Que podrías pararte y el resultado sería el mismo que acabar la carrera.

Pues de eso nada. Primero, ten en cuenta que correr en sí mismo tiene que ser el objetivo. Y que, además del tiempo, tenemos miles de razones para disfrutar una carrera. La primera de ellas la tenemos a nuestro alrededor: el ambiente de fiesta y el compañerismo de una carrera es un premio en sí mismo. Aunque no estés cumpliendo tus objetivos, haz que sea una buena experiencia. Pero, por otra parte, no tiene sentido comparar una carrera con otra, por más que sea la misma carrera, el mismo recorrido, la misma preparación...

Porque nosotros no somos los mismos. El mundo ahí fuera no es el mismo. Piensa, por ejemplo, en tu carrera favorita, una que más o menos corras todos los años. Seguro que ninguna de ellas ha sido parecida. En una habrá llovido, en otra habrá hecho mucho calor. Te habrá acompañado gente distinta, habrás desayunado cosas diferentes... Hay tantas cosas diferentes en cada carrera, que sería imposible poder comparar tu rendimiento en ediciones distintas. Incluso en condiciones “de laboratorio” como las que prepararon a Kipchoge para el reto “sub2”, dos intentos distintos en dos días distintos tendrían distintos resultados.

¿Crees que si este año corres, por ejemplo, la San Silvestre en un minuto más de tiempo, eres peor runner? No tiene por qué. Tal vez te ha fallado la concentración. Tal vez ese día has hecho algo distinto que te ha dado un resultado diferente. O tal vez ni siquiera ha sido algo que dependiera de ti.

Todo esto para decirte que, como decía Heráclito “nunca te bañarás dos veces en el mismo río”. Cada día que corremos somos una persona un poco distinta y también lo son las condiciones externas. Por lo tanto, vamos a darle la importancia justa a cada carrera y a cada marca. Disfrutemos de cada carrera por sí misma y no comparándola con las demás.

(Nota del autor: lee este texto sólo cuando no consigas hacer la marca que deseabas. Si la has conseguido, por supuesto que lo has conseguido hacer superando las adversidades en la misma carrera. ¡Enhorabuena!)


2.604

Articulos relacionados

Salud ¿Cómo te afectan las temperaturas extremas?
Nutrición ¿Qué tengo que comer después de un entrenamiento?
Nutrición Evita problemas: ¡la hidratación también se entrena!

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo