Por qué no debemos obsesionarnos con las marcas y los tiempos

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com

Fijarnos objetivos es inherente a la actividad deportiva. Nos sirven para marcar rumbo y salir de nuestra zona de confort. También nos obligan a introducir estrategias de entrenamiento nuevas, necesarias para lograr esos objetivos. Estas nuevas formas de entrenar nos llevarán a adquirir nuevas habilidades.

Los objetivos tienen que ser eficaces e inteligentes, ya que conseguir estos objetivos activará una emoción muy interesante como es el entusiasmo. Además, estaremos trabajando la estima y el autoliderazgo y desarrollaremos habilidades de automotivación.

El entusiasmo está muy conectado con esa fuerza, a veces inusual, que te aporta el estar haciendo lo que te gusta y estar avanzando, conectando con la tranquilidad y el sosiego. Lo interesante en marcarse objetivos, fuera del entorno laboral, es que el éxito está no solo en el resultado, sino en el día a día. Ya hemos hablado, por ejemplo, de como el entrenamiento del maratón es el éxito; el día del maratón hay factores que pueden incidir en el resultado, pero haber llegado hasta la salida es un éxito ya, todo lo contrario que para un deportista profesional.

¿Qué ocurre si nos obsesionamos en objetivos que son demasiado ambiciosos? Antes de ello, quería compartir con vosotros una técnica de fijación de objetivos, conocida como SMART, en su versión anglosajona o MARTE en la versión en castellano:

Un objetivo para ser inteligente ha de cumplir estas cualidades:

M (medible).Es decir la meta a de ser cuantificable. Esto en el deporte lo tenemos más fácil, los objetivos deportivos son muy medibles ya que tienen que ver o con tiempos o con distancias.
A (alcanzable). El objetivo debe ser ambicioso, pero también posible. Una cualidad de la inteligencia emocional y cognitiva es la capacidad de adaptar los objetivos a los cambios tanto en el entorno como en uno mismo.
R (realista). Los objetivos deben estar dentro de nuestras posibilidades, y esto tiene que ver con nuestros recursos. En el deporte un recurso es el tiempo que podemos invertir, el estado de forma, etc.
T (tiempo). En el deporte es fácil temporizar, establecer una buena línea de tiempo es importante y esto está muy conectado con la R, dependiendo de los recursos que tengamos, el tiempo ha de ser uno u otro. Ajustar el tiempo es interesante siempre que se produzcan cambios.
E (específico). Concreto.

Si nos obsesionamos mucho con los objetivos, éstos dejan de ser ecológicos. Es decir, que para lograrlos seguramente desatendamos otras áreas que en corto, medio o largo plazo se resentirán.

Como os decía antes lograr objetivos mejorará el entusiasmo, la autoestima. Si no sabemos gestionar los objetivos -y como veis esto está muy conectado con los recursos y con el tiempo-, conseguiremos todo lo contrario: desasosiego, incertidumbre y cierto descontrol.

En un artículo anterior hablábamos de los beneficios del deporte para el cerebro. Si la obsesión entra en juego en una actividad que debería servir para lo contrario estamos consiguiendo todo lo contrario, convirtiéndose en una actividad de carga más!.

Fija bien tus objetivos y procura que sean ecológicos. ¡En esto último está la clave del éxito!

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es


3.822

Articulos relacionados

Reportajes Estrategias mentales y emocionales para tu primer maratón
Entrenamientos Cómo sobrevivir a un periodo sin poder correr
Entrenamientos ¡Aprovecha las vacaciones! Practica el descanso activo

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!