Sevilla, el principio de todo

Por Carlos Domingo para carreraspopulares.com

A día de hoy el salmantino Rafael iglesias es más que conocido dentro del pelotón de las carreras populares. El aficionado reconoce a ese fondista que viste de Adidas y entrena el también atleta Carles Castillejo. Pero hubo un tiempo en el que Rafa era uno más de los muchos corredores con talento que no se podían permitir dedicar su vida a la preparación de sus temporadas. Debía compaginar el entrenamiento con otras muchas tareas, entre ellas trabajar, teniendo incluso que pedir días libres o cambios de turno para poder sobrellevar su puesta a punto y las competiciones.

Pero todo tiene un comienzo. “Tal vez el Rafa Iglesias atleta de élite nació después del Maratón de Sevilla de 2009”, confiesa. Aquel año la capital hispalense organizó el Campeonato de España de la distancia y allí se presentó el castellano leonés con la firme intención de luchar por el oro con otro grande de la carrera a pie, Asier Cuevas. Ambos salieron juntos y pasaron un buen número de kilómetros codo con codo. Llegados a un punto Rafa decidió que era el momento y se encaminó hacia la línea de meta con la decisión del campeón, con la decisión de quien quiere cambiar su vida para encaminarla hacia una suerte de busca sueños. El sueño de vivir para entrenar, prepararse para lo máximo y tratar de ver hasta dónde es capaz de llevar su cuerpo.

Aquel triunfo con una marca de 2:11.51 le valió el oro y la mínima para el Campeonato del Mundo que iba a disputarse en Berlín en verano. La ciudad alemana iba a albergar el campeonato de referencia de aquel año y allí iba a estar Rafa gracias al gran saber hacer de aquella mañana del 22 de febrero de 2009.

Fue el principio de todo. Esa fue la primera piedra de un muro repleto de participaciones en grandes campeonatos los años siguientes. El de Berlín fue el primer mundial pero tras aquello vino el Campeonato de Europa de Barcelona en 2010 y su segundo mundial, el de Daegu 2011. Tres grandes citas que demostraron que aquel atleta que compaginaba trabajo con entrenamientos exigentes tenía madera de gran corredor. El que se escapó fue el sueño olímpico, no pudo tomar parte en los Juegos de Londres 2012 pero sí se puede decir que todo empezó en una carrera “que ha cambiado mucho”, donde “solo competíamos 1.500 personas” y el auge del atletismo popular no había pegado aún tan fuerte.



Síguelo:
Facebook
Twitter

SOBRE EL AUTOR

6.429

Articulos relacionados

Taldiacomohoy Asier Cuevas, el blanco perfecto
Material deportivo Las zapatillas de running más destacadas
Actualidad Los elegidos: maratonianos españoles en Río 2016

También te puede interesar

Taldiacomohoy Tal día como hoy: Maratón Olímpico Estocolmo 1912
Taldiacomohoy “Conseguimos ser protagonistas en las revistas que leíamos de pequeños”

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Actualidad Pistoletazo de salida de la Sanitas Marca Running Series