Excesos que NO podemos cometer los corredores

Por carreraspopulares.com - 15/05/2019

Si la semana pasada hablábamos de qué [ excesos ] son positivos, o por lo menos aceptables, para los runners, esta vez queremos destacar aquellas cosas que de ninguna manera podemos tomar o hacer en exceso, puesto que tendrían una consecuencia negativa para nuestra salud o rendimiento.

Ojo: una vez más es conveniente recordar que, aunque el exceso sea malo, no quiere decir que tengamos que alejarnos radicalmente de todas las cosas que aparecen en esta lista. El exceso es malo, pero tal vez una pequeña cantidad pueda tener efectos positivos para nuestro estado de ánimo o de forma.

¿Con qué cosas no nos debemos pasar los corredores si queremos tener una vida deportiva larga y fructífera?

La diversión en exceso, en cambio, no tiene efectos negativos.
La diversión en exceso, en cambio, no tiene efectos negativos.

Excesos culinarios

Empezamos por el más fácil. Y es que, en cuestiones de alimentación, pasarnos con cierto tipo de alimentos va a traducirse en un aumento del peso y en una peor respuesta ante el ejercicio. Pasarnos con las grasas va a suponer cargarnos de un lastre que vamos a tener que llevar durante toda la carrera. Mucha sal puede suponernos aumento de la presión sanguínea y perjudicar al funcionamiento de órganos tan importantes como el riñón. Tampoco los azúcares son recomendables, porque además de acabar transformándose en grasa corporal, provocan cambios en el nivel de glucógeno en sangre, nada recomendable para entrenar.
Una dieta equilibrada y donde controlemos la cantidad ingerida es la mejor recomendación para que nuestro cuerpo esté preparado para otros excesos que podamos cometer corriendo.


Excesivos kilómetros

Podríamos hablar también de ritmos excesivos. En definitiva, cargarnos de entrenamiento en las piernas puede parecer una buena solución para mejorar. Pero debemos equilibrar la relación entre entrenamientos de calidad y rodajes regenerativos a ritmos más tranquilos. Dependiendo de la experiencia y del objetivo de cada corredor (un entrenador sabrá recomendarte la carga necesaria), con dos o tres entrenamientos de intensidad a la semana es más que necesario para que nuestro rendimiento mejore. Respetar esto, y rodar el resto de días a pulsaciones más bajas hará que el cuerpo asimile esos entrenamientos. De lo contrario, nos exponemos al sobreentrenamiento y a una tensión que puede traducirse en lesiones o, lo que quizá es peor: a que se nos quiten las ganas de correr.

Excesivo abrigo

Es un error común de los corredores más novatos. Tendemos a abrigarnos por encima de nuestra sensación de frío. En parte por precaución y en parte porque existe la creencia (errónea) de que así sudaremos más y será más beneficioso para nuestro bienestar. Correr con más abrigo del que necesitamos hará que nos deshidratemos antes y pongamos en peligro nuestra integridad. Lo ideal: vestir con capas finas que podamos ir retirando a medida que entramos en calor con el ejercicio. Hay que tener en cuenta que, de media, nuestro cuerpo suele aumentar unos 8-10 grados de temperatura al hacer ejercicio. Por eso, aunque empecemos con un poco de frío, es normal que poco a poco entremos en calor. En ese momento, deberíamos estar vestidos con la ropa más ligera posible, que facilite la transpiración y nos dé sensación de libertad y comodidad.


Excesiva presión

Mejorar nuestros tiempos es un objetivo muy motivante. Tener una cifra en la cabeza y la ilusión de rebajarla es lo que mueve a muchos corredores a ponerse las zapatillas por la mañana. Pero convertirlo en una obsesión va a jugar en nuestra contra. No es bueno ponerte muchos objetivos en una temporada. Lo recomendable es tener un gran objetivo, siempre que sea razonable y no requiera de nosotros un esfuerzo que no podamos acometer. Por el camino, si vamos mejorando, otros récords irán cayendo. Por ejemplo, si vas a preparar tu primer maratón, es bastante posible que, algunas semanas después de correrlo, puedas intentar bajar tu tiempo en 10K. Pero sólo como consecuencia. Si te lo pones como obligación, va a perjudicar tus entrenamientos y el propio día de la carrera, sobre todo si te causas nervios que te hagan correr más tenso.


En definitiva, el planteamiento es sencillo: disfruta de las cosas que te hagan sentir bien, intentando sacar el máximo de cada una de ellas, aunque sin necesidad de pasarte de ciertos límites. ¿Cuál es el límite? Aquel que acaba volviéndose en tu contra y, en lugar de sumar, resta. ¡Feliz carrera!



Tambien te puede interesar

¿Debo ir al fisio antes (y después) de un maratón?
Fisioterapia Bando

¿Cuándo es el momento indicado para ir al fisio antes de un maratón? ¿Es recomendable ir la semana previa? Carmen Sanz, de Fisioterapia Bando, contesta a nuestras dudas.

Pon un rodillo de espuma en tu vida de corredor
Javier Ullé

Una simple almohadilla rígida de espuma. Eso es todo lo que puede separar una molestia de su recuperación. Para dolencias menores y para estirar o recuperar después de correr, puede ser una excelente opción. ¿Las has probado?

Hábitos cotidianos que te están maltratando el cuerpo
May Luján

Son pequeños gestos que repetimos cada día pueden generar problemas. Atentos a determinadas acciones cotidianas porque pueden perjudicar vuestro rendimiento e incluso provocar algunas lesiones.

Exito y fracaso, caminos hacia el aprendizaje
David Roncero

Entrenamos durante meses para esa gran carrera que siempre hemos tenido en mente. Nos cuidamos físicamente, cumplimos el plan de entrenamiento, el día antes comemos sano y nos acostamos pronto. El día de la carrera nos plantamos en la línea de salida con todo listo y ¿qué ocurre?

Las mas vistas

¿Haces series? Esta tabla será tu ´biblia´
carreraspopulares.com

¿Cuánto tiempo tardo en una serie de 300 metros a 3:40? ¿Cuánto tardo cada 100 metros si voy a 5:20? Esta y todas tus dudas acerca de los tiempos en las series se resuelven con esta tabla que será tu referencia.

Consejos para debutar en un medio maratón
May Luján

Lo has preparado, el entrenamiento está hecho. Cuando te enfrentes a los 21k hay unas cuantas cosas que, si las tienes en cuenta, te harán más placentera y completa la experiencia. Anota.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.