Por qué deberías hacerte mañana una prueba de esfuerzo

Por carreraspopulares.com - 20/06/2018

Mañana deberías hacerte una prueba de esfuerzo. A menos que te la hayas hecho hace poco, claro. Cuando nos referimos a “mañana”, no quiere decir literalmente el día siguiente a hoy. Pero sí deberías planteártelo para dentro de muy poco.

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

Una prueba de esfuerzo consiste en una medición del funcionamiento del sistema cardio-pulmonar en relación a diferentes niveles de esfuerzo. Se suele realizar en una cinta de correr, programada para ir incrementando la velocidad cada 1-2 minutos. La persona a la que se realiza la prueba está conectada a un sistema de monitorización cardíaca (electrocardiograma) y, en ocasiones a una máquina de gases, que analiza la toma y expulsión de aire por el conjunto nariz-boca (es decir, una máscara).

Realizada siempre por profesionales, la prueba de esfuerzo nos dará una serie de datos que nos darán una foto de cómo nos encontramos físicamente para realizar determinados esfuerzos deportivos. Es importante recalcar que es una “foto”. Esto quiere decir que, a lo largo de nuestra vida, el cuerpo va cambiando y evolucionando. Que nos hagamos una prueba de esfuerzo y salga todo bien no quiere decir que no podamos estar sometidos a riesgos en el futuro. La misma práctica deportiva puede provocarnos algún problema a causa de sobreesfuerzos o hacer más visibles algún problema que pueda estar más latente en condiciones normales. Por eso es importante hacérsela regularmente. Si haces deporte con cierta regularidad, lo recomendable es una cada dos años aproximadamente.

Dicho esto, no quiere decir que una prueba de esfuerzo positiva nos haga indestructibles. Hay algunas patologías que no son detectadas en estas pruebas y es que no todo lo que puede fallar es la “mecánica” del corazón. Pero está claro que, dentro de una vida deportiva saludable es muy necesario estar seguros de que todo está bien. Es de pura lógica: pudiendo saber, de forma muy sencilla si podemos tener algún problema, ¿por qué no saberlo? En estos casos, lo de “ojos que no ven...” no aplica.

Aparte de por el cuidado del cuerpo y de mantener unas condiciones físicas que nos garanticen que no vamos a tener un “susto” en carrera, una prueba de esfuerzo nos da información muy valiosa para nuestros entrenamientos. Por ejemplo, nos permite conocer nuestro VO2 máximo, que es una medida de la capacidad de nuestro cuerpo de metabolizar oxígeno. Es decir, de cómo somos de eficientes a la hora de convertir el oxígeno en energía. Se suele expresar en función del peso de cada atleta, por lo que es una medida relativa. También es una medida que varía con el tiempo (se va reduciendo con la edad), y el entrenamiento lo hará aumentar.

Pero el dato más interesante que nos ofrece una prueba de esfuerzo es el de los umbrales aeróbico y anaeróbico. Saber en qué frecuencias cardiacas nos tenemos que entrenar para mejorar nuestra condición física es vital para conseguir mejores tiempos. Muchos métodos de entrenamiento, generalmente los más eficaces, se basan en estos umbrales para saber si tenemos que hacer entrenamientos más o menos intensos sin salirnos de estos umbrales. A veces nos empeñamos en correr siempre “a fuego”, cuando sería más efectivo hacerlo controlando el nivel de esfuerzo.

Resumiendo, la prueba de esfuerzo no sólo nos dirá si nuestro corazón puede soportar el nivel de esfuerzo en el ejercicio, sino que nos permite conocer cómo tenemos que entrenar para seguir mejorando. Para mejorar hay que tener información y una prueba de esfuerzo es la mejor manera de conocer cómo funciona nuestro corazón y pulmones cuando les ponemos a prueba.



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

Fabrica tu propio muesli: más sano y menos azúcar
Laura Jorge

Es un alimento al alza. El muesli ya está presente en los desayunos de muchos de vosotros, pero ojo con lo que os metéis en el cuerpo. Laura Jorge nos da la receta para elaborar nuestro propio muesli casero y evitar así excesos de azúcar o sal.