Rosie Ruiz: historia (a olvidar) del Maratón de Boston

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 18/04/2019

El Maratón de Boston acaba de cumplir 123 ediciones. Un número, no sólo impensable para muchas carreras, sino también una cifra que sirve para darnos idea de las historias que han pasado por sus calles. Cientos de miles de corredores han pateado el asfalto que une Hopkinton con el centro de Boston. Es fácil imaginar que cada una de esas personas tiene algo que contar sobre lo que ha vivido en la carrera. Algunas de esas personas han pasado, por méritos propios, a la historia. Desde John J. "JJ" McDermott, que ganó la primera edición en 1897 con un tiempo de 2 horas y 55 minutos (en esos años la distancia oficial del maratón todavía no estaba fijada en los 42.197 metros, siendo el recorrido de 39,4 kms), pasando por Kathrine Switzer y su famoso episodio cuando la quisieron retirar de la carrera o por Geoffrey Mutai o Bezunesh Deba, poseedores del record del maratón de Boston con 2:03:02 (2011) y 2:19:59 (2014) respectivamente. El tiempo de Mutai fue en su día el más rápido de maratón en la historia, pero el recorrido de este maratón no está reconocido por la IAAF como valedero para hacer record del mundo. En el caso de la corredora de Etiopía, su record (y victoria en la prueba) se vieron empañadas por la descalificación por dopaje de Rita Jeptoo, primera mujer en cruzar la línea de meta.

La vergüenza de Rosie

Pero además de las historias de descalificaciones o de desigualdad de género, hay una edición que no se olvidará a los organizadores ni a la ciudad de Boston, por suponer un episodio vergonzante. El nombre que lo provocó: Rosie Ruíz. Aunque se trataba de un pseudónimo, puesto que la persona en cuestión se llamaba María Rosales. Esta cubana se inscribió a la prueba con un certificado de finisher del maratón de Nueva York, acreditando un tiempo de 2:56:29, lo cual le colocaba lejos de las favoritas a alzarse con el triunfo final. Más aún si, como aseguraba orgullosa a la finalización, se trataba de su segunda participación en un maratón. El año, 1980.

La disputa del primer puesto femenino estuvo protagonizado por Patti Lyons, Jacqueline Gareau y Ellison Goodall. Esta última, acompañada por un editor de Sports Illustrated, encabezó la prueba las primeras 8 millas, para dejar paso a las otras dos atletas, que compitieron por el (en teoría) primer puesto hasta la milla 15, cuando Gareau se puso en cabeza. O al menos eso era lo que el público le gritaba a su paso. Estaba convencida de que, si mantenía la ventaja con Patti Lyons, ganaría. Sin embargo, en algún punto, el público empezó a decirle que era la segunda. Pero ella no había visto a ninguna competidora que le hubiese superado ¿Qué podía haber pasado?

Sus peores temores se confirmaron al llegar a meta, con un tiempo de 2:34:28. Nadie la estaba esperando con la cinta o con la corona de laurel. Las cámaras estaban enfocando a una completa desconocida, que según el tiempo de meta había volado, bajando en más de 25 minutos su marca en la distancia. La cubana Rosie Ruíz sorprendía a propios y extraños al haber llegado en primer lugar a la meta. Incluso la propia Kathrine Switzer, al [ entrevistarla en meta ], se mostraba muy extrañada de que hubiera completado el recorrido entero. A todas luces, había algo que no cuadraba. Pero, en 1980 los medios técnicos no eran los que tenemos hoy en día, con chips y cámaras en muchos puntos kilométricos. Las primeras pesquisas decían que, efectivamente, ningún competidor o competidora declaraba haber sido superado por Rosie. Tampoco había imágenes suyas en las fotografías o vídeos de la salida. Todo hacía indicar que había recortado el recorrido o, incluso, había podido entrar a la prueba en los últimos kilómetros.

La genuina ganadora cortó la cinta de meta cuatro días más tarde, en un acto organizado por la carrera.
La genuina ganadora cortó la cinta de meta cuatro días más tarde, en un acto organizado por la carrera.

Así pues, la cubana fue entronizada a su llegada con la corona de laurel y el trofeo de ganadora, de manos de Edward King, gobernador de Massachusetts. Como no había pruebas sólidas en contra de ella, lo más que pudo hacer el director de carrera fue declararla bajo investigación.

Cazada

A pesar de que todo apuntaba en su contra, Rosie seguía declarando que había hecho el recorrido completo y que “creía” que había superado a Gareau en la milla 15. El fraude empezó a caer cuando, al ser preguntados por su participación, los organizadores del maratón de Nueva York declararon que, efectivamente, el certificado que presentó para apuntarse a la prueba en Boston era falso, puesto que no había acabado la prueba neoyorquina. Por lo tanto, quedó inmediatamente descalificada del Maratón de Boston, pasando a ser Jacqueline Gareau su genuina vencedora.

Para “arreglar” el hecho de que a la ganadora de verdad se le había privado de la foto con la entrada en meta cortando la cinta de ganadora, el comité organizador montó de nuevo todo el operativo de meta para, días después, realizar la foto de la ganadora traspasando la cinta, siendo animada por más de 3.000 bostonianos.

Rosie Ruíz quedará, para siempre como la “misteriosa” participante del maratón de Boston. No se ha podido probar ni demostrar en qué kilómetro entró a la prueba, ni ha efectuado nunca declaraciones dando una pista de por qué lo hizo. Naturalmente, no volvió a ser vista en ninguna prueba más, siendo su aparición más estelar ha sido en las fichas policiales tras varios arrestos, acusada de robar 60.000 dólares a una compañía inmobiliaria donde trabajaba, así como condenas por tráfico de drogas.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.