Y tú, ¿asas, fríes o hierves?

Por May Luján para carreraspopulares.com

Todos sabemos que tenemos que cuidar la alimentación, algo esencial para nuestra salud y tener un mejor rendimiento en nuestro deporte. Tenemos mucha información sobre los alimentos más equilibrados para una vida sana. Pero ojo, tan importante es elegir comida equilibrada como cocinarla correctamente, porque una cosa es lo que comes y otra, cómo lo comes.

Por mucho que llenes tu cesta de la compra de alimentos saludables, si a la hora de cocinarlos les robas sus cualidades o les potencias algunas cualidades negativas... habrás echado a perder buena parte del trabajo. Pues aquí van algunas claves para conocer mejor las ventajas e inconvenientes de tu cocinado:


Freír

Cuidado con la elección de aceite y ojo con freír demasiado tiempo o con demasiado aceite los alimentos, pueden perder buena parte de su valor nutricional. Además, este proceso agrega grasa y bastantes calorías.

Los aceites vegetales son saludables y necesarios en nuestra dieta. Pero cuando los calentamos a altas temperaturas sus propiedades se alteran. El aceite vegetal se convierte en grasa saturada, que ayuda al colesterol a quedarse a dormir en nuestras arterias. Además, en la fritura, el aceite, al quemarse, pasa a contener sustancias toxicas para el organismo. Por ello, no es del todo conveniente que el aceite utilizado se almacene para usarlo de nuevo.

Muchos son los expertos en nutrición que recomiendan el aceite de oliva para freír el alimento, ya que resiste mucho mejor las altas temperaturas que se alcanzan en la fritura que los compuestos por semillas.

Hornear y asar

Hornear y asar son unos de los métodos de cocción más sanos y saludables. Mantienen baja la grasa y las calorías. Es un método de cocción rápido que hace que los alimentos se cocinen a buena velocidad mientras que se preservan sus propiedades y nutrientes. No fallarás en tu dieta si prevalece este método de cocción como uno de los más elegidos.

Hervir

Hervir los alimentos, además de sano, tiene un efecto higienizante. Este método no aumenta el valor calórico del alimento y mantiene las vitaminas del mismo más intactas que con otras técnicas. Sí que se produce una pérdida de nutrientes. Para evitarlo hay que hervir los alimentos poco troceados o enteros. El truco también está en emplear poca agua y hervirlos durante el menor tiempo posible. Si lo combinas con el horneado como métodos principales, puedes estar tranquilo.

El ejemplo

Para que notéis la diferencia de manera clara, observad el cambio de calorías que se produce en dos alimentos que pueden ser sanos y necesarios, según cómo los cocinemos. (Valores aproximados expresados en Kcal por cada 100 gramos de producto).

SOBRE EL AUTOR

6.028

Articulos relacionados

Salud Los alimentos funcionales, fuente de salud para el deportista
Nutrición Alimentos indispensables en la despensa runner (I)
Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor

También te puede interesar

Nutrición ¿Cuándo debe tomar suplementación un corredor popular?
Nutrición Cómo deben alimentarse los corredores principiantes

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?