COMO NOS AFECTAN LAS LESIONES

Por Francisco Gilo para carreraspopulares.com

El estrés de la vida diaria así como la falta de soporte social determinan más riesgo de sufrir de lesiones deportivas que la personalidad misma del atleta.

Los atletas y sus familiares deberían estar conscientes que la participación en algún deporte determina riesgo de lesión y que estos riesgos pueden ser minimizados con acciones y técnicas apropiadas. Los entrenadores y preparadores físicos pueden reducir el riesgo de lesiones en los atletas mediante diversas técnicas como la reducción de la importancia de ganar o bajar la marca ¨a toda costa¨, la mejoría de la auto-confianza del atleta, así como la enseñanza de métodos de manejo del estrés.

En ciertos atletas, las lesiones graves pueden tener efectos psicológicos devastadores. Los entrenadores y preparadores físicos deberían dar un evidente sistema de soporte social a estos atletas para evitar estos efectos.

A primera vista se diría que los atletas más agresivos fuesen los más lesionados, pero sin embargo, es todo lo contrario. Cuando estos están lesionados, la mayoría de los atletas, toman sus lesiones muy seriamente. Los fanáticos deportivos admiran notablemente a los atletas lesionados que retornan al juego en tiempo récord, aun más allá del malestar que puedan sentir todavía. Sin embargo, algunos pocos atletas deben recibir tratamiento psiquiátrico durante su rehabilitación. El miedo a los resultados de una lesión, el dolor y el rendimiento seguramente son factores importantes que determinan cuan rápido ocurre la rehabilitación.

Existen muy pocos tipos de personalidad anormal que se hayan asociado con el inicio de las lesiones deportivas. Sin embargo, se ha demostrado que el estrés psicológico puede predecir el incremento de las lesiones. Por lo que, el estrés resultante de los mayores eventos de la vida (Ej.: Una mudanza a una nueva ciudad o una nueva escuela, la perdida de un ser amado) así como los inconvenientes diarios menores como tener un horario estricto, se han asociado con un incremento del riesgo de lesiones. Por supuesto que los factores psicológicos por si solos no son la causa. Mas bien ellas incrementan el riesgo de lesiones cuando otros factores físicos como los desequilibrios musculares están presentes o cuando los atletas están en situaciones proclives a lesiones.

Se piensa que el estrés incrementa el riesgo de lesiones debido a una alteración inesperada en la concentración o la atención o a una marcada tensión muscular asociada al mismo. Aparentemente, los atletas más proclives a las lesiones, parecen ser aquellos que están sometidos a un considerable nivel de estrés durante su vida habitual, aquellos que tiene poco soporte social de su entorno y aquellos que poseen pocas habilidades psicológicas para contrarrestar el estrés.

La personalidad es solo uno de los aspectos de la compleja interacción entre la historia de los factores estresantes del atleta y las respuestas de adaptación psicológica del atleta, por lo que categorizar simplemente a los atletas por su personalidad, pudiese producir mas daños que beneficios. Aún así, existen algunos factores psicológicos como un perfil de alta ansiedad, altos niveles motivacionales y mentalidad simple o única, que están asociados con la ocurrencia de lesiones deportivas.

El papel de los entrenadores y los familiares es fundamental en la vida de los atletas. Consecuentemente, ellos pueden tener algún efecto sobre la incidencia de las lesiones. En ocasiones se ha visto entrenadores y padres exigentes que han presionado a atletas para competir mientras han estado lesionados o a participar en contra de su voluntad. En esta situación, los fisioterapeutas son importantes como proveedores creíbles de salud y como personas que pueden informar e intervenir en las creencias de los atletas.

Los entrenadores y parientes que imponen niveles considerables de estrés en los atletas pueden incrementar notablemente las posibilidades de lesionarse. Además, cuando los entrenadores y familiares asumen la actitud de que los atletas lesionados son inútiles, estos pueden crear un ambiente en el cual continuarán participando mientras esconden sus lesiones, incrementando las posibilidades de nuevas lesiones. Igualmente, los entrenadores que enfatizan un fuerte deseo de competir y ganar, sin importar el estado físico del atleta, sacrificando algún componente del equipo, pueden determinar que los corredores tomen riesgos poco saludables y lesionarse. La confianza y la comunicación abierta incrementa el conocimiento de los entrenadores y padres tanto de la ocurrencia de lesiones y de los niveles de estrés que pueden contribuir a lesionarse.

Es mucho más probable que los entrenadores y padres puedan influir en como un atleta percibe una lesión sufrida que contribuir a la incidencia de la misma. Para el atleta la lesión es real, pero si los parientes y entrenadores imparten una actitud de que la lesión es solo una molestia menor, entonces el atleta, tiene más probabilidades de adoptar una actitud similar. Si esta hace que el atleta ignore las lesiones serias, pudiese determinar un mayor daño. Por otra parte, si la lesión no es grave, estas actitudes transferidas al atleta pueden ayudar a acelerar la recuperación de las lesiones.

Todos los atletas deberían entender que la naturaleza de la participación deportiva determina que en algún momento, ocurra una lesión. Más allá de informar de los riesgos inherentes y asociados al deporte, se debería focalizar sobre aspectos que puedan minimizar las posibilidades de lesiones como estar seguros de que el atleta esté acondicionado, que realice practicas deportivas seguras y que aprenda a oír su cuerpo, cuando este le indica que algo está mal. Si los atletas desarrollan un aire de confianza en el cual pueden realizar su actividad hasta donde son capaces, reducirán y minimizarán las posibilidades de lesionarse.

Lo que no se debe admitir es que los adolescentes y los atletas adultos más jóvenes piensen que son ¨resistentes a las balas¨ e inmunes a las lesiones. Esta situación puede conducir a una falsa sensación de seguridad e incrementar la susceptibilidad a las lesiones. Resulta beneficioso incrementar la precaución a las lesiones en el grupo de los jóvenes.

Qué puede hacer los fisios en este aspecto? Su papel es importante: deberían adquirir algunas habilidades para aconsejar, incluyendo una buena capacidad para oír a los atletas. Deben aprender a tratar a todo el atleta no solo a la lesión. Se deberían comunicar en forma efectiva ya que la manera en que el fisio describe la lesión o su rehabilitación al atleta, determinara en cierta extensión, la rapidez en que un atleta se recupera. El fisio debería ayudar al atleta a establecer sus objetivos a mediano y largo plazo para eventualmente obtener una completa recuperación. Deberían hacer todo lo posible para hacer sentir al atleta lesionado, como parte importante del equipo.

SOBRE EL AUTOR

Francisco Gilo
Medico



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.