El récord de 1.500ml se hace mayor

Por Carlos Domingo para carreraspopulares.com

“Por supuesto que recuerdo la marca, 3:33.32”. Así responde Andrés Díaz (A Coruña 12/07/1969) cuando se le pregunta por el tiempo exacto que tardó en recorrer los 1.500 metros un 24 de febrero de 1999 en El Pireo. Además, haciendo memoria, habla de aquel día como “un día fantástico no solo por la prueba si no por todo lo que la rodeó”. Aquel miting de Atenas era el último test previo al Campeonato del Mundo de Maebashi que iba a disputarse la semana siguiente en Japón. Los previsibles gallos que debían jugarse las medallas en la pista cubierta nipona querían llegar con la forma perfecta para poder luchar deportivamente por ser los mejores.

Andrés sabía que estaba bien. La preparación estaba siendo perfecta y el pico de forma estaba llegando a su punto álgido. Tenía todo preparado, todo medido. Había viajado con su compañero y amigo Pedro Esteso al que considera “dueño del 50% de ese récord” ya que estuvo ayudándole sobre la pista a modo de liebre para lanzar la prueba y tratar de alcanzar el objetivo de rebajar la plusmarca que tenía hasta aquel momento Fermín Cacho en 3:35.

UN DÍA FANTÁSTICO

La mañana empezó calmada. Como esa calma chica que precede a la tempestad. Una tempestad que perdura hasta nuestros días. Esteso y Díaz pasearon por las instalaciones olímpicas de Atenas, como si el retrotraerse a la Grecia antigua fuese a influirles. El antiguo imperio heleno parece que se metió muy adentro. El coruñés, con planta y melena que podría pasar perfectamente por atleta de la época antigua, pareció meterse en situación tras aquel paseo. La pista era rápida, eso lo tenían claro, y la forma física parecía acompañar.

Su inseparable compañero de batallas en aquella tarde estaba también listo. Pero como las grandes gestas nunca están alejadas de grandes curiosidades (o casualidades), al llegar a la cámara de llamadas aquella, momento de recogimiento previo a la salida a la pista, los organizadores comunican que falta una liebre y que Pedro no tendrá que hacer de liebre de Andrés... si no de todo el grupo. “Me llevó hasta el 1.000 en unos ritmos clavadísimos”, recuerda el gallego. “Iba a ritmo de 3:35”, objetivo de partida, “en los últimos 500 pude apretar un poquito y la sorpresa fue cuando entré y vi esa marca de 3:33.32 que suponía récord de Europa”.

Clavando tiempos de paso, rodando como relojes y superando expectativas. “Iba mirando el crono a pie de pista y sabía que iba por debajo del récord de España”. Estaba a punto de borrar de la lista la plusmarca de Cacho, pero no solo es ese tope nacional el que perdura hasta nuestros días, también es el continental el que aún en 2017 nadie ha sido capaz de batir. Cuando se le pregunta por este hecho de que ambos hayan alcanzado la mayoría de edad no puede dejar de sentirse orgulloso pero a la vez espera que “ojalá pronto un español lo supere, hay varios atletas en categoría júnior que vienen apretando fuerte”. Incluso hace un guiño a que ambos topes se puedan quedar en su Galicia natal: “Adrián Ben está demostrando que tiene un futuro enorme”.



@Diaz_AndresM

SOBRE EL AUTOR

6.926

Articulos relacionados

Taldiacomohoy Nurmi y Bekele, el día de las bestias
Actualidad Entrevistamos, en Belgrado, a Nuria Fernández
Actualidad Las chicas de rojo y amarillo

También te puede interesar

Taldiacomohoy Rodrigo Gavela “El título nacional del 92 fue uno de los mejores días de mi vida”
Taldiacomohoy Tal día como hoy: Maratón Olímpico Estocolmo 1912

Las más vistas

Nutrición El corredor de hierro (y 2)