Las contradicciones del corredor

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com
¿Eres más de correr con gente o en solitario?
¿Eres más de correr con gente o en solitario?

Cuando comenzamos a correr, o al menos eso es lo que siempre nos han dicho, nuestra vida se vuelve más ordenada. El ejercicio pone en orden nuestro cerebro y nos convertimos, poco a poco, en una balsa de aceite a nivel mental.

Es verdad, ¿o estamos llenos de contradicciones, de motivos por los cuales nuestros familiares y amigos nos llaman “locos” a la mínima oportunidad”? Generalmente hay opiniones para todos los gustos, y runners más sensatos que otros. Pero por lo general, solemos caer en algunas contradicciones en nuestra forma de actuar. Todas ellas, por supuesto, totalmente sanas:

¿Salud o competición? Si nos preguntan que por qué corremos, nuestra primera respuesta será algo parecido a “corro para sentirme bien”. Nadie suele responder “corro para ganar a todos” o “corro porque quiero quedar lo más arriba posible en las clasificaciones”. Sin embargo, aunque todos corremos para sentirnos mejor y somos muy conscientes de los beneficios para nuestra salud, pero en el momento en que dan la salida a una carrera, nuestra motivación se transforma en llegar a la meta lo más rápido posible. Eso sí, siempre con cabeza y sin poner en riesgo nuestra integridad.

¿Correr solos o con compañía? Aquí tampoco nos ponemos de acuerdo. Los hay defensores a ultranza de la soledad y la tranquilidad, pero están metidos dentro de miles de grupos de Whatsapp o Facebook donde se organizan quedadas. O al revés, otros que no se pierden un entrenamiento de su grupo, pero que de repente desaparecen porque se han ido a correr solos.

¿Ahorramos o despilfarramos? Si de algo presumimos los runners es de que nuestra afición es muy barata. Sin dejar de ser verdad, lo que nos ahorramos por un lado, nos lo gastamos por otro, bien sea en gadgets para medir nuestra actividad, ropa del último modelo, por no hablar de la obligatoria inversión en fisioterapia para mantener “la maquinaria a punto”.

¿Frío o calor? Si atiendes con atención a las conversaciones entre runners, podrás escuchar perfectamente como, en ocasiones distintas pero no muy lejanas, un mismo corredor podrá afirmar, indistintamente “yo es que soy más de correr con calor” y “anda que no disfruto yo corriendo bajo la lluvia”. Está claro que, en esto del clima no es que haya que elegir, pero no es que tengamos muy claras nuestras preferencias.

¿Dieta o atracones? Otra cosa de la que nos vanagloriamos los corredores es de que nos podemos permitir comer o beber “lo que queramos” porque para eso hacemos deporte. Generalmente esta afirmación la hacemos con una hamburguesa o una cerveza en la mano. Sin embargo, entre semana se nos podrá ver con la cesta de la compra llena de frutas y verduras, así como cero alimentos grasos o con azúcares.

Como explicación a todas estas conductas contradictorias podemos pensar que, simplemente,lo que nos gusta es correr, el resto de cosas nos dan igual. Nos gusta correr por salud, nos gusta correr para ser mejores; nos gusta correr con gente y nos gusta correr solos; nos gusta comer bien para poder correr mejor, pero nos gusta darnos un capricho después de una buena carrera. En definitiva: mientras no nos quiten nuestra afición, el resto de cosas, como dice el anuncio, están bien.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


7.397

Articulos relacionados

Nutrición Reglas básicas en el menú de un runner
Nutrición ¿Es mejor comer antes o después de entrenar?
Salud El resfriado en el corredor

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo