Las ventajas de correr a solas

Por carreraspopulares.com

Es bien conocido que correr en grupo aporta sensaciones muy positivas y ayuda a nuestra evolución en el running. Se trata de una práctica totalmente recomendable. Pero también es muy positivo, incluso podríamos decir que casi necesario, que salgas a correr en solitario en algunas ocasiones.

Correr solo te aporta más autoconocimiento, tanto interior como de tu fisiología. Estarás más en contacto con tu propio cuerpo y podrás centrarte más en controlar ritmos o problemas.

1.- El ritmo siempre lo eliges tú. Es una evidencia. Nadie te va a marcar el ritmo, ni para bien, ni para mal. En el entrenamiento en solitario tú marcas tu nivel y tu velocidad. No te vas a ahogar por ir en un grupo demasiado rápido ni a frustrar porque tus compañeros van más lentos de lo que necesitas.

2.- Es bueno para tu mente. Correr en grupo genera buenas sensaciones tanto mentales como físicas, pero correr en solitario también. Es más, genera unas sensaciones diferentes a las de correr en grupo y las deberías experimentar: autoconocimiento, capacidad para relajarte, liberarte del estrés, pensar y organizar tu día, entre otras muchas.

3.- Tu carrera en el hueco exacto de tu agenda. En ocasiones es complicado encontrar el momento adecuado para correr. Ya sabes, el trabajo, la familia o las obligaciones hacen que vayamos al 100% las 24 horas del día. Si tienes programada una sesión en solitario, la puedes hacer cuando a ti te venga bien, no necesitas adaptarte a los horarios de nadie.

4.- Aumenta tu confianza en carrera. Si practicas algún entrenamiento de calidad en solitario y te pones a prueba, cuando estés en una carrera y te descuelgues de algún grupo o también vayas a solas, tendrás más confianza. Ya te has visto antes en esos aprietos y tú mismo sabes que puedes superarlos y la mejor manera de hacerlo.

5.- Podrás grabar el ritmo en tus piernas. Cuando necesites hacer una prueba a un ritmo determinado y muy marcado, correr tú solo te ayudará a ir interiorizando ese ritmo y repetirlo en la competición, cuando también estés a solas. La cadencia de los pasos o la respiración son individuales y eres capaz de acostumbrarte. Tendrás mayor capacidad de control.

6.- Podrás experimentar. En un entrenamiento en solitario puedes ir haciendo las pruebas que necesites. Desde variaciones súbitas en el ritmo a cambiar la manera de dar las zancadas o incluso probar a avituallarte de una manera o de otra. Son cosas que es mejor hacer en solitario para no comprometer al grupo con tus experimentos.

7.- Tu cuerpo lo necesita cuando estás lesionado. Es importante que cuando estés tratando de recuperarte de algún problema físico, no tengas ningún tipo de presión. Es posible que salgas y aún no te encuentres bien, con lo que tengas que bajar ritmos o pararte. Cuando estás en esos momentos, es mejor que tengas el 100% del control del entrenamiento.

8.- Cuando necesites marcarte nuevos retos. Un entrenamiento en solitario es un buen momento para recordar tus carreras recientes y pensar en las futuras. Podrás evaluar cómo te sentiste y qué es lo que te apetece hacer en el futuro. Es importante pensar bien cuáles van a ser nuestros siguientes objetivos.


12.032

Articulos relacionados

Salud Deporte y menstruación
Salud Decálogo para conseguir nuestros objetivos runner
Entrenamientos ¡Aprovecha las vacaciones! Practica el descanso activo

También te puede interesar

Entrenamientos Métodos de entrenamiento de la resistencia (VII): método de competición
Entrenamientos Cosas que los runners debemos aprender de los triatletas

Las más vistas

Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor
Reportajes La sufrida vuelta al cole del corredor