¿Por qué correr nos hace sentirnos tan bien?

Por carreraspopulares.com

Hacer deporte, o cualquier actividad física, tiene unos efectos positivos en quien lo practica. Tanto si corres como si juegas al tenis, levantas pesas o vas a clases de HIIT, tendrás beneficios para tu cuerpo y tu mente que no tendrías si fueras un “coach potato”. Sin embargo, quienes corren -corremos- declaran que correr tiene un punto diferente, que te aporta algo que es más difícil de lograr con otras disciplinas deportivas. ¿Tienen razón?

Qué tiene de especial el running

Una de las cosas que más diferencia al running de las demás prácticas deportivas es su carácter primitivo. Si pensamos en nuestros antepasados más lejanos, les vemos corriendo pero, obviamente, no haciendo entrenamiento funcional, por ejemplo. Correr nos conecta de una manera directa con nuestros ancestros. Para correr no se necesita nada . Pero nada, nada. Será por eso que una de las diferencias es cómo correr nos afecta al cerebro.

Cuando corremos, nuestros pensamientos se vuelven más claros y lógicos. Permite una liberación emocional unida a un estado de concentración que nos ayuda a resolver problemas. No es infrecuente que cuando salgamos a correr tengamos una nube negra encima y, a medida que avanzamos, se va aclarando el panorama y cuando llegamos a casa, estamos pletóricos.

Según la web de Runkeeper , correr, junto con otras actividades como el yoga o caminar, tiene el efecto de disminuir el riesgo de depresión y ansiedad, además de ser un agente beneficiosos para mejorar las condiciones mentales. “Tenemos multitud de investigaciones que demuestran que el ejercicio mejora el ánimo, disminuye la ansiedad y mejora la habilidad corporal de recuperación ante el estrés.” Explica Karen Cassiday, presidenta de la Asociación Americana para la Ansiedad y la Depresión. “Es tan efectivo (el ejercicio) que algunas personas han conseguido dejar su medicación, incluso ha llegado a ayudar a pacientes con depresión que no obtenían mejoría con ningún tratamiento.”

Correr mejora el autoconocimiento

Si correr nos ayuda a conectar con nuestras emociones, también nos ayuda a conocer mejor cómo funciona nuestro cuerpo. Gracias al ejercicio, podemos reconocer un pequeño dolor en alguna parte del cuerpo y saber si es algo pasajero o que requiere prestarle más atención. Sabemos reconocer los síntomas de un simple cansancio o si necesitamos una pausa más larga (aunque en realidad, no nos gusta dejar de correr).

Nos conocemos tanto que sabemos, antes de comenzar una carrera, en qué tiempo la vamos a acabar, y fallamos muy pocas veces. También nos sirve para prepararnos para sufrir para cumplir un objetivo y saber dónde está el límite para seguir intentandolo o si debemos bajar los brazos. Correr, en cierta manera, es como pasar un auto-reconocimiento, sabiendo al instante si nos encontramos bien o mal con sólo unas zancadas.

Saber dónde están nuestros límites, y ser capaces de llevarlos más allá, nos ayuda a mejorar nuestra actitud ante otros aspectos de la vida. ¿La resiliencia y la motivación? No tienen secretos para nosotros. Correr nos ayuda a ponernos menos excusas en nuestro día a día, a animarnos a seguir tirando aún cuando parece que no podemos.

Y lo mejor de todo, que además de ayudarnos a sentirnos bien, nos permite compartirlo con los demás. ¿En qué cosas correr hace tu vida mejor?


4.478

Articulos relacionados

Reportajes Preguntas y respuestas para runners (IV)
Salud Ante una lesión, ¿aplicamos frío o calor?
Entrenamientos Entrena lento para correr rápido

También te puede interesar

Reportajes La dura vida del corredor popular
Reportajes Prepara tu debut en las carreras de montaña

Las más vistas

Salud ¿Cómo cuidar tu cuerpo tras un maratón?
Actualidad El Movistar Medio Maratón de Madrid celebra su vigésimo aniversario pulverizando sus récords