Por qué deberías hacerte mañana una prueba de esfuerzo

Por carreraspopulares.com - 20/06/2018

Mañana deberías hacerte una prueba de esfuerzo. A menos que te la hayas hecho hace poco, claro. Cuando nos referimos a “mañana”, no quiere decir literalmente el día siguiente a hoy. Pero sí deberías planteártelo para dentro de muy poco.

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

Una prueba de esfuerzo consiste en una medición del funcionamiento del sistema cardio-pulmonar en relación a diferentes niveles de esfuerzo. Se suele realizar en una cinta de correr, programada para ir incrementando la velocidad cada 1-2 minutos. La persona a la que se realiza la prueba está conectada a un sistema de monitorización cardíaca (electrocardiograma) y, en ocasiones a una máquina de gases, que analiza la toma y expulsión de aire por el conjunto nariz-boca (es decir, una máscara).

Realizada siempre por profesionales, la prueba de esfuerzo nos dará una serie de datos que nos darán una foto de cómo nos encontramos físicamente para realizar determinados esfuerzos deportivos. Es importante recalcar que es una “foto”. Esto quiere decir que, a lo largo de nuestra vida, el cuerpo va cambiando y evolucionando. Que nos hagamos una prueba de esfuerzo y salga todo bien no quiere decir que no podamos estar sometidos a riesgos en el futuro. La misma práctica deportiva puede provocarnos algún problema a causa de sobreesfuerzos o hacer más visibles algún problema que pueda estar más latente en condiciones normales. Por eso es importante hacérsela regularmente. Si haces deporte con cierta regularidad, lo recomendable es una cada dos años aproximadamente.

Dicho esto, no quiere decir que una prueba de esfuerzo positiva nos haga indestructibles. Hay algunas patologías que no son detectadas en estas pruebas y es que no todo lo que puede fallar es la “mecánica” del corazón. Pero está claro que, dentro de una vida deportiva saludable es muy necesario estar seguros de que todo está bien. Es de pura lógica: pudiendo saber, de forma muy sencilla si podemos tener algún problema, ¿por qué no saberlo? En estos casos, lo de “ojos que no ven...” no aplica.

Aparte de por el cuidado del cuerpo y de mantener unas condiciones físicas que nos garanticen que no vamos a tener un “susto” en carrera, una prueba de esfuerzo nos da información muy valiosa para nuestros entrenamientos. Por ejemplo, nos permite conocer nuestro VO2 máximo, que es una medida de la capacidad de nuestro cuerpo de metabolizar oxígeno. Es decir, de cómo somos de eficientes a la hora de convertir el oxígeno en energía. Se suele expresar en función del peso de cada atleta, por lo que es una medida relativa. También es una medida que varía con el tiempo (se va reduciendo con la edad), y el entrenamiento lo hará aumentar.

Pero el dato más interesante que nos ofrece una prueba de esfuerzo es el de los umbrales aeróbico y anaeróbico. Saber en qué frecuencias cardiacas nos tenemos que entrenar para mejorar nuestra condición física es vital para conseguir mejores tiempos. Muchos métodos de entrenamiento, generalmente los más eficaces, se basan en estos umbrales para saber si tenemos que hacer entrenamientos más o menos intensos sin salirnos de estos umbrales. A veces nos empeñamos en correr siempre “a fuego”, cuando sería más efectivo hacerlo controlando el nivel de esfuerzo.

Resumiendo, la prueba de esfuerzo no sólo nos dirá si nuestro corazón puede soportar el nivel de esfuerzo en el ejercicio, sino que nos permite conocer cómo tenemos que entrenar para seguir mejorando. Para mejorar hay que tener información y una prueba de esfuerzo es la mejor manera de conocer cómo funciona nuestro corazón y pulmones cuando les ponemos a prueba.



Tambien te puede interesar

¿Nos lesionamos más en verano o en invierno?
carreraspopulares.com

El frío es bueno para un mejor rendimiento aeróbico y por tanto hará que tengamos mejores resultados. Pero ¿es mejor para las lesiones?

¡Cuidado! Señales peligrosas para el corredor
carreraspopulares.com

A veces el cuerpo y la mente nos envían señales de que algo no va como debería, y tenemos que realizar cambios para poder seguir con nuestra actividad runner. ¿Has sufrido alguna de estas señales?

Huye de las lesiones: cuestiones a evitar para no caer en ellas
Iñaki Sevillano

Pequeños gestos y hábitos que, si los evitamos, nos pueden ayudar a mantener las lesiones a raya.

¿Correr con asma? Si Rosa Mota pudo, tú también
carreraspopulares.com

Running y asma son una combinación delicada. No imposible, pero sí puede dar lugar a momentos incómodos. Aprende a hacer deporte con asma con estos consejos.

Las mas vistas

¿Qué tipo de ejercicio físico quema más grasas?
Natalia Olivares

Para perder peso necesitas quemar más calorías de las que consumes cada día. Pero ¿sabes de dónde vienen tus calorías y qué procesos implican una mayor quema de calorías? La nutricionista Natalia Olivares nos explica en este artículo qué ejercicios son más adecuados para quemar grasas de manera eficaz.

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.