Por qué debes salirte de tu zona de confort al correr y consejos para hacerlo

Por carreraspopulares.com

Si has entrado a leer este artículo es porque tienes curiosidad por salirte de tu zona de confort o, al menos, te lo has planteado en algún momento. O tal vez ya lo estés haciendo. En la zona de confort se está muy a gusto, no vamos a negarlo. Se trata de ese territorio conocido, en el que todo lo que sentimos y experimentamos es plenamente conocido por nuestra mente. En el caso del running, se trata de correr a velocidades que no nos exigen demasiado o hacerlo por terrenos que ya hemos pisado más veces.

Sin embargo, salirse un poco del terreno marcado y dejar que nuestra cabeza experimente cosas nuevas nos va a ayudar mucho, como corredores pero también como personas. ¿Por qué razón debemos salir de nuestra zona de confort corriendo?

- Porque salir es fácil, pero volver a la zona de confort lo es más. Si estamos acostumbrados a hacer un tipo de ejercicios a un ritmo determinado, es fácil acelerar el paso a ver qué pasa. Si no nos sentimos cómodos o somos capaces de mantenerlo poco rato, podemos volver a bajar el ritmo y continuar el resto del entrenamiento a ritmos que tengamos más controlados.

- No tiene consecuencias negativas. Lo más que nos podemos llevar es un “calentón” que nos deje las piernas más cargadas de lo habitual y un poco de cansancio. Siempre que no lo llevemos al extremo, intentar dar un poco más no nos va a penalizar para siguientes carreras o entrenamientos.

Todo lo nuevo cuesta al principio.
Todo lo nuevo cuesta al principio.

- El running no es la vida. Quizá salirnos de la zona de confort en el ámbito laboral o familiar no es tan sencillo. No podemos ir probando trabajos nuevos, o cambiar de amigos cada semana. Pero sí podemos irnos a correr por la montaña y sentir la sensación de perder un poco el control sin que tengamos que preocuparnos por las consecuencias.

- Nos va a hacer mejores corredores. Algo tan sencillo como correr por un sitio diferente al que siempre usas ya nos va a hacer variar nuestros entrenamientos. El cuerpo humano tiende a la monotonía y es muy fácil acostumbrarnos a las rutinas. Saliendo de la zona de confort hacemos que esté preparado para nuevos retos y que mantenga su capacidad de aprendizaje. Al fin y al cabo, para mejorar en algo tenemos que aprender a hacerlo mejor.


Lo mejor es que podemos controlar el proceso a nuestra medida. Podemos hacerlo de forma gradual para que podamos saber cómo reaccionamos ante los cambios. ¿Y qué cosas podemos cambiar? ¿Cómo podemos salirnos de nuestra zona de confort corriendo?

- Haz series de distancias diferentes. Si ya tienes controladas las series de 500 y de 1.000, prueba a hacerlas de 800, de 400 o de 150m. Juega con la distancia y con tu esfuerzo para ver cómo respondes.

- Cambia de terreno. Si siempre corres por asfalto, busca un parque. O, si lo tienes cerca, vete al monte. Probar nuevas superficies (sin poner en riesgo nuestra salud) nos ayudará a que las piernas no se encasillen en una sola rutina. Y, de paso, conocerás lugares nuevos.

- Explora cuando viajes. Ponerte las zapas y salir a correr por ciudades o países nuevos es algo muy enriquecedor. Investiga las posibilidades en tu próximo destino.

- Sal a correr a horas distintas. Si siempre lo haces por la tarde, sal a primera hora de la mañana. Juega con el horario y despista a tu cuerpo para correr cuando no lo espere.

En definitiva, tómatelo como un juego. Cuanto más te diviertas y explores, más variedad le estarás dando a tu entrenamiento. ¡Las posibilidades son infinitas!



2.102

Articulos relacionados

Reportajes La evolución del entrenamiento del corredor
Reportajes Consejos para correr un Maratón: Estela Navascués
Entrenamientos ¿Cómo preparar un Maratón?: Carles Castillejo

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Salud Cuando el cerebro en el maratón dice: ¡Basta!
Salud Prueba de esfuerzo