Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama

Por María Pan de Francisco para carreraspopulares.com - 20/01/2020

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Se estima que 1 de cada 8 de mujeres padecerá un cáncer de mama a lo largo de su vida. Afortunadamente el cáncer de mama está aumentando su supervivencia a largo plazo progresivamente debido a las nuevas terapias y avances de los últimos años. Aún así, la prevención y el diagnóstico precoz son fundamentales en la evolución de esta enfermedad.

Lamentablemente, hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, como son la edad, el sexo, la raza y los antecedentes personales o familiares. Pero hay otros factores que sí podemos modificar para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad en el futuro, o incluso prevenir una recaída.

Se ha demostrado que mujeres físicamente activas tienen entre un 25-40% de reducción de riesgo de cáncer de mama, y esta reducción se ve principalmente en mujeres que han realizado ejercicio físico moderado-intenso de años de evolución y en la menopausia.

Se recomiendan pautas de ejercicio aeróbico de 150 minutos semanales, repartidos en sesiones de 30-40 minutos durante 5 días a la semana, junto con una pauta de ejercicios de fuerza 2 días a la semana.

Beneficios del ejercicio físico:

- Controla el peso corporal. El aumento de peso y la obesidad están asociados con un mayor riesgo de cáncer de mama, sobretodo en la menopausia, además de propiciar una aparición más precoz del cáncer.

Después de la menopausia, el tejido adiposo es el principal productor de estrógenos circulantes en el organismo, y este estado hiperestrogénico mantenido después de la menopausia se ha relacionado claramente con el cáncer de mama.

- Reduce la inflamación crónica, la resistencia a la insulina y el tejido adiposo. Altos niveles de insulina pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama.

- Ayuda al descanso nocturno. La actividad física ayuda a regular el sueño. Se ha visto que dormir menos de 6 horas al día puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Esto también está en relación con los niveles de melatonina, importante reguladora de los picos de sueño. Desajustes en los niveles de esta molécula, producen desequilibrios en el estrés oxidativo celular, aumentando los radicales libres, que dañan el ADN facilitando la aparición del cáncer, entre otras enfermedades. De hecho, se ha visto mayor incidencia de cáncer, en trabajadores de turno nocturno.

Otros hábitos de vida saludables:

- Evita el alcohol y el tabaco. Tanto el tabaquismo pasivo como activo se han asociado a un mayor riesgo de cáncer de mama, sobretodo en mujeres premenopáusicas. Existe una asociación significativa entre el consumo de alcohol y un mayor riesgo de cáncer de mama.

- La lactancia materna también se ha asociado con menor riesgo de cáncer de mama, y se ha demostrado que mujeres que hacen ejercicio físico tienen una mejor lactancia materna y más prolongada en el tiempo.

- Dieta mediterránea. Una dieta rica en frutas y verduras, pescado, frutos secos y aceite de oliva puede reducir el riesgo de cáncer de mama. Ningún alimento eliminará totalmente el riesgo, pero una dieta sana y equilibrada nos ayudará a mejorar nuestras defensas, a controlar nuestro peso, a reducir el riesgo de cáncer de mama entre otros e incluso mejorar el pronóstico si ocurriera.

- Las actividades al aire libre aumentan la vitamina D. Niveles más bajos de vitamina D pueden estar asociados con un aumento de riesgo de cáncer.

María Pan de Francisco
Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología.



2.469

Tambien te puede interesar

La diarrea en el corredor
Francisco Gilo

En los deportes de larga duración y gran desgaste físico, tales como el ciclismo, la maratón o el triatlón, entre otros, en los que es imprescindible que durante la actividad haya un aprovisionamiento y una adecuada ingesta de líquidos, es frecuente la aparición de molestias digestivas, entre ellas, la diarrea osmótica.

Cómo cuidar los pies del corredor en verano
Rubén Sánchez-Gómez

En verano reducimos nuestras horas de entrenamiento y nuestros pies se ven sometidos a rutinas diferentes a las de resto del año: otro tipo de calzado, exposición al sol y altas temperaturas. Aquí van algunas recomendaciones del podólogo para cuidar nuestros pies en verano.

Caminar rápido minimiza el deterioro cardiovascular
Francisco Gilo

Caminar a buen paso, o, como se llama ahora, hacer power walking, aumenta la capacidad cardiorrespiratoria, disminuye o mejora la tensión arterial y el riesgo de enfermedades coronarias

Correr con más de 50 años (I): los cambios fisiológicos
María Jesús Núñez

Correr aporta beneficios a cualquier edad. Aunque nuestro cuerpo no es el mismo cuando nuestra edad avanza. Estos son algunos de los cambios fisiológicos que sufrimos cuando hemos cumplido ya más de 50 años y que pueden afectar a nuestra actividad deportiva.

Las mas vistas

Todo lo que el corredor debe saber sobre el azúcar
Leticia Garnica

De un tiempo a esta parte se habla mucho sobre el riesgo para la salud que puede ser consumir una elevada cantidad de azúcar en la dieta, tanto para un corredor como para una persona que no lo es. Pero en términos de nutrición, hay que coger todo con pinzas. La nutricionista Leticia Garnica nos da más detalles en este artículo.

Lesiones comunes: síndrome de la cintilla iliotibial
Ramón Punzano

Es una lesión muy común en los corredores. Cuando aparece un pinchazo en la cara exterior de la rodilla, saltan las alarmas. Ramón Punzano, fisioterapeuta y osteópata, nos disecciona sus causas y soluciones.

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.

Ejercicios con Kettlebell para corredores
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Son una pequeña revolución. Las Kettlebell se han convertido en el complemento ideal para el entrenamiento de fuerza de muchos corredores. Trabajarás el core, cuádriceps o isquiotibiales de una manera diferente. ¡Ponte a tope con ellas!