¿Se te hace largo un maratón? Piensa en esto

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 19/02/2018

Da igual la experiencia que se tenga, o que se sea un absoluto novato en la materia. No hay nadie, ni viejo ni joven, ni rápido ni lento, a quien un maratón se le haga corto. Y si dice que sí, no está diciendo toda la verdad. Correr durante más de un hora ya comienza a ser una actividad que podemos considerar “larga”. Y más teniendo en cuenta que, aunque el día de la carrera estamos abrumados por la emoción y por el propio evento, el ejercicio en sí es (vamos a reconocerlo) monótono. Por monótono quiero decir que no exige mucha atención por parte de nuestra cabeza, lo cual nos haría estar distraídos y que se nos pasara el tiempo más rápido.

En parte, la sensación del famoso “muro” es producida también por un cansancio de la mente. Es muy difícil mantener un estado de concentración alto durante toda la carrera y, conforme pasa el tiempo, más vamos notando los estragos. Al proceso físico que sucede en nuestro cuerpo con las reservas de energía, se le suma el que nuestra cabeza aprovecha ese hecho para recordarnos que ya “no quiere correr más”.

Saber que un maratón se va a hacer largo es ya la primera estrategia para combatir esa sensación del cerebro cuando no quiera correr más. Pero ¿qué podemos hacer para tenerlo ocupado y tratar de hacer más llevadero el maratón? Una pista: no vale concentrarse en el dolor de piernas, eso lo hará aún peor.

Por ejemplo, te alegrará saber que, posiblemente, en el momento de empezar la carrera, lleves más tiempo despierto del que vas a tardar en completarla. Y si no es así, durante la carrera va a llegar un momento en el que la hora a la que te levantaste y a la que vas a acabar la carrera estarán a la misma distancia. ¿Por qué no tratas de calcularlo mientras corres?

Y es que calcular mentalmente mientras corremos es una actividad que nos va a distraer enormemente. Además, con el esfuerzo se hace más difícil, así que más tiempo que estaremos ocupados. Por ejemplo, pensar y calcular qué fracción de carrera llevamos en cada kilómetro que pasa también sirve. Al pasar por el 3 habremos completado 1/14 parte de la carrera, en el 7 ya llevaremos 1/6 parte, en el 14 ya será 1/3. ¿Qué más fracciones puedes sacar? Cuando pases el 21, además, esas fracciones las podrás pensar en negativo, y usarlas para tu propia notivación: “¡vamos, que sólo me queda 1/6 de carrera!”

Un truco: si llevas un reloj con GPS que te pita cada kilómetro, cambia la configuración para que lo haga cada dos. Lo oirás menos veces, te molestará menos, y además, no necesitas saber el tiempo exacto en cada uno de los 42 kilómetros, ¿verdad?

Otra opción es que te vayas fijando en cosas del circuito. Trata de aprenderte el mapa y adivinar, tras cada curva, el sentido que tomará la siguiente. Es un reto mental fácil de seguir y que te ayudará a mantener una concentración estable en toda la carrera. O dedica tiempo a leer las camisetas de la gente que corre a tu alrededor, intenta llevar una cuenta de cuántas provincias distintas has visto corredores.

También puedes pensar en las horas que has dedicado a entrenar el maratón. De media, en un entrenamiento para el maratón, se suelen correr unos 200-250 kilómetros al mes. Si has estado 4 meses preparando, eso aproximadamente serán unos 4.500-5.000 minutos. Un maratón son 180-250 minutos. Nada en comparación, ¿a qué no?

Por último, quiero dedicar estas líneas a los que nos estéis leyendo y no corráis, si es que hay alguien. Una cosa: correr sí nos gusta ¿eh? Es más, nos apasiona. El reto del maratón es algo tan especial que no podemos explicar con palabras. Pero al mismo tiempo, se nos hace largo. Si no puedes entender que algo que nos gusta se nos haga largo, me temo que no tengo una respuesta. Una posible explicación es que nos sentimos como auténticos héroes cuando lo conseguimos. En realidad, correr un maratón no es difícil. Lo difícil es entrenarlo ;)

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a correr: la ropa
Marisol Galdón

¿Has pensado alguna vez qué cosas han cambiado en tu vida desde que eres runner? Tu relación con la ropa de deporte es una de las que, posiblemente, más han hecho cambiar tu día a día.

El irrefrenable deseo de salir a correr
Borja Martínez

Estamos encerrados y no podemos salir a correr. No nos dejan y, además, no queremos. Por responsabilidad y por solidaridad. Pero nadie debería reprimir nuestros deseos. Pensar, soñar y anhelar no son un delito o un acto insolidario.

Los beneficios del mindfulness en los corredores
Javier Ullé

Aunque no lo pueda parecer a priori, existen varias similitudes entre el mindfulness y correr. Y hay beneficios que podemos aplicar de una práctica a otra. Aquí te los explicamos.

Las 10 cosas que más nos gustan a los corredores
May Luján

¿Qué es lo que más os gusta de salir a correr? ¿Y de una carrera? Hemos comprobado que muchos de los gustos coinciden entre corredores. Y es que somos muy sencillos de contentar.

Las mas vistas

¿Puedo correr si dono sangre?
carreraspopulares.com

¿Sabes cómo afecta una donación de sangre a tu rendimiento como corredor? Es importante que donemos sangre, fomenta las buenas prácticas médicas y salva vidas, pero también es importante que lo hagamos en el momento idóneo.

La estrategia en el maratón
David Calle

Preparar una maratón requiere mucho esfuerzo y dedicación. Pero establecer la estrategia para el día de la carrera tiene también mucha importancia. David Calle nos ofrece las claves.

Tapering: ¿qué es, cómo se hace y por qué es necesario?
Tono Fernández

Reducir la carga de los entrenamientos antes de una competición es vital para llegar en condiciones óptimas. Es el tapering. Un proceso necesario.

Trabajo excéntrico: vital para corredores
Raquel Landín

¿En qué consiste el trabajo excéntrico? Son ejercicios muy importantes para los corredores. Mejoran nuestra fuerza, movilidad y, sobre todo, nos ayudarán a prevenir lesiones. Raquel Landín te lo explica en este vídeo.