Trucos para afrontar las comidas y cenas navideñas

Por carreraspopulares.com

No hay remedio infalible, y es una batalla perdida. En Navidad, nos pasamos comiendo, y además, lo hacemos de manera poco equilibrada. Bueno, sabiendo esto, os animamos a disfrutar, pero con algo de cabeza. Si aplicamos unos cuantos consejos, puede que esos "hasta tres kilos" que solemos engordar en estas fechas (comidas de trabajo, de amigos, las celebraciones y más celebraciones de después), se reduzcan un poco.


Detecta los hidratos de carbono. Los conoces bien. En épocas de duros entrenamientos te van a venir muy bien, pero en épocas donde quizás tu alimentación va a ser abundante, puede que sean un complemento “excesivo”. Así es que, si ya tienes entrantes, primer plato, segundo plato, etc., detecta donde están los carbohidratos (acompañamientos como patatas o arroz, el pan o las frutas del final de la comida, por ejemplo), y trata de evitarlos si no forman parte del plato principal. Ese ‘extra’ no te hace falta ese día.


Y las grasas. Haz la misma tarea. Echa un vistazo a la mesa y elige bien. Casi todo lo que verás lleva grasas, pero algunas cosas más que otras y algunas grasas son más sanas que otras. Haz tu propia selección natural y, ya que vas a comer de más, que sea con las menores grasas posibles. No te pases con los embutidos y evita los aperitivos de bolsa, por ejemplo.


‘Compensar’ solo compensa en Navidad. Después de un gran atracón, un día de comer poco suele generar un vaivén en nuestro cuerpo que nos altera un poco. En este caso, en Navidad, y debido a que hay muchas comidas y cenas en pocos días, podemos hacer una excepción y, efectivamente, tras un día de comidas copiosas, al día siguiente podemos introducir en nuestra dieta cosas mucho más ligeras. No se trata de no comer, ojo. Se trata de introducir verduras, pescados, cremas, etc.

La clave, los que añades por delante. Si te fijas, buena parte de las celebraciones navideñas se basan en un gran plato principal, y muchos entrantes, picoteos o platos satélite antes de éste. Controla eso. Aprovecha si hay algo de jamón, claro que sí, también el embutido, y el resto de entrantes, pero con moderación. Es decir, no comas ‘dos veces’. Los entrantes son eso, entrantes, solo para entrar.


Y también por detrás. Aquí también hay que disfrutar, pero con control. En ocasiones tenemos un postre, luego una copa de cava para brindar, luego frutos secos, luego turrones, polvorones, más cava, etc. ¡Uf! Demasiado. Si logras poner algo de equilibrio en lo que hay tras la comida, tendrás mucho camino recorrido.


Los aperitivos, que no duren horas. Además de lo que acabamos de comentar, ya sabes que a veces empezamos abriendo alguna bebida y con ‘algo de picar’ antes de la comida o cena. Piensa que ya tendremos entrantes y aperitivos en la propia comida o cena. Probablemente esos que estás tomando antes sean un añadido sobre añadido.


Planifica tus entrenamientos según tengas más o menos atracones. Quizás sea tiempo de gastar calorías con carreras continuas. Tu cuerpo y mente lo agradecerán. Si puedes, es ideal salir a correr por la mañana el día que tengas esas ‘sesiones’ de comida, y también al día siguiente. Sustituye alguna sesión de fuerza por rodajes algo más largos. Necesitas notar que estás quemando calorías, que la maquinaria está en marcha y que estás un buen rato haciendo kilómetros.


Come despacio y sé consciente de ello. No tienes porqué disfrutar menos por ir más rápido. Ves despacio, saboreando cada bocado y haciendo algunas pausas entre ellos. A la larga, ir más despacio hace que comamos algo menos y que, encima, digiramos mejor.



Tambien te puede interesar

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

Sopas frías para runners: ¡hay vida más allá del gazpacho!
Laura Jorge

¿Te pirras por el gazpacho en verano? Es un alimento que no puede faltar en las comidas de todos los runners. Fresquito y sano... ¡una opción genial! Nuestra nutricionista, Laura Jorge, te ofrece alternativas para que varies un poco este verano.

Menú veraniego para combatir el calor de forma sana
Rubén Gadea

Seguimos con las recetas fresquitas para este verano. Aquí tienes un par de ideas para hacerte un menú refrescante, sano y muy runner. ¡Bon apetit!

Aparca la pasta: otros alimentos ricos en hidratos de carbono
Luis Miguel del Baño

Las autoridades sanitarias recomiendan que una dieta equilibrada contenga entre el 50 y el 60% del total de las calorías en forma de hidratos de carbono

Las mas vistas

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.

La increíble gesta de Zátopek: 3 de 3
Luis Miguel del Baño

Un 27 de julio de 1952 se rubricó la mayor gesta del atletismo olímpico. Ese día Zátopek ganaba el Maratón de Helsinki 1952. En la misma semana, fue oro en 5.000, 10.000 y maratón, el primero que corrió. Mirad las imágenes y no dejéis de admirar esta proeza.