¿Vas a abandonar en una carrera? Primero deberías saber esto

Por carreraspopulares.com

Da igual que sea de 5K o un ultramaratón. Cualquier carrera, si no se dan las condiciones adecuadas, se hace larga. Y por “condiciones adecuadas” nos referimos, no sólo a las que nos puedan venir de fuera (calor extremo, lluvia, viento, cuestas...). También nos referimos a las que salen de nosotros mismos. Si no tenemos un buen día, hemos dormido mal, hemos entrenado peor o si, simplemente, nuestra cabeza no está metida en lo que está haciendo, es posible que nos pase por la cabeza la idea de abandonar.

No lo hagas.

Salvo que tengas una lesión, por supuesto. No estamos hablando de sufrir por sufrir, o de exigirle al cuerpo que haga cosas que no va a poder hacer. Pero, en muchos casos, las razones por las que dejamos de correr son psicológicas. Ante el primer pensamiento de pararnos en una carrera, tenemos que parar primero nuestros pensamientos para evaluar por qué lo queremos hacer. Difícil hacerlo, porque nuestra cabeza va a mil revoluciones muchas veces y es imposible sacarle una reflexión cabal cuando nuestra sangre está en las piernas.

Pero debes hacerlo. Muchas veces se trata de un tema de expectativas. Antes de correr nos imaginamos cómo será la carrera, de manera consciente o inconsciente. Nos acordamos de las sensaciones que hemos tenido otros días y, ante cualquier discordancia, solemos reaccionar con rechazo. Sin embargo (repetimos: siempre que tu salud no esté en riesgo), superar adversidades nos hará mucho más fuertes. Y eso quiere decir que, la próxima vez que se nos presenten esas dificultades, tendremos más armas para combatirlas. No está claro quién lo dijo, pero es una gran verdad: si sufres entrenando, disfrutarás corriendo. Y si estás en carrera, y las cosas no están saliendo como pensabas, tómatela entonces como un entrenamiento. Olvida que al final hay una meta, que van a poner tu nombre en una clasificación y todo lo que conlleva. Piensa que estás entrenando para cuando se presenten de nuevo situaciones parecidas. Al principio será difícil cambiar el paradigma, pero cuando lo consigas serás un poco más fuerte. Y ya sabemos dónde nos lleva la fortaleza mental: donde queramos.

Por otra parte, nuestra cabeza es muy lista (valga la redundancia) y recordará más vivamente la última sensación que una carrera nos ha dejado. Si eres capaz de superar los obstáculos y cruzar la meta con una sonrisa, dando el máximo, inmediatamente tus recuerdos de este día serán esos. Y será un refuerzo positivo para lo que venga después. Si a mitad de carrera tienes que bajar el ritmo mucho o casi detenerte, no lo tomes como una derrota. Usa ese tiempo para reflexionar y para visualizarte entrando a meta. Dará igual el resto del camino: será un éxito.


2.213

Articulos relacionados

Entrenamientos Qué es el RPE o rango de esfuerzo percibido
Salud El gimnasio ayuda al corredor a tener resistencia
Reportajes El coleccionista de lesiones

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo