Viajar para correr: Dresde, a las orillas del Elba

Por José Manuel Torralba para carreraspopulares.com
Una de las zonas céntricas de Dresde por donde correr
Una de las zonas céntricas de Dresde por donde correr

Si eres corredor y estás enganchado a este deporte, seguro que cuando vas de viaje lo primero que metes en la maleta es la ropa de correr y las zapatillas. José Manuel Torralba nos hace de guía turístico por ciudades y maratones de mundo. En este caso, conocemos Dresde desde sus zapatillas.

Por José Manuel Torralba

La primera vez que visité Dresde fue poco tiempo después de la caída del Muro. Era una ciudad muy gris, donde aún quedaban muchos vestigios del aspecto típico de las ciudades comunistas tan parecidas entre sí por una arquitectura sin ningún tipo de imaginación y dudosa funcionalidad. Incluso aún estaban reconstruyéndose algunos de los edificios históricos totalmente destruidos durante la Segunda Guerra Mundial. Porque Dresde fue una de esas ciudades alemanas totalmente destruidas por los bombardeos de esa contienda bélica. Poco antes de acabar la guerra, un bombardeo aliado acabó con la ciudad en una acción que fue muy difícil de entender porque la sufrió la población civil con la guerra prácticamente acabada.

Con esfuerzo y dedicación (a veces con una gran ayuda de la comunidad internacional) la parte histórica de la ciudad fue reconstruida y hoy podemos verla como si no hubiera sido destruida. La antigua catedral protestante se acabó de reconstruir apenas hace unos años. El centro histórico, conocido como “el joyero”, es realmente magnífico, con edificios barrocos muy al estilo centroeuropeo, con construcciones que perfectamente podrían estar en Praga o Viena.

Las orillas del río Elba están acondicionadas para poder correr
Las orillas del río Elba están acondicionadas para poder correr

Junto al río

Dresde, además, tiene el encanto de las ciudades gobernadas por la presencia de un gran río (el Elba), que en parte divide la ciudad nueva de la vieja. La vista desde la parte nueva de la zona histórica es hermosísima, tanto de día como de noche, donde los principales edificios están iluminados. Hay un famoso cuadro de Tintoretto que muestra esta vista. Dresde fue durante muchos años ciudad Patrimonio de la Humanidad, pero la UNESCO, en una decisión difícil de entender, le quitó esta distinción porque se construyó un puente moderno sobre el Elba ¡a varios kilómetros del centro histórico!

Dresde es un destino turístico seductor, poco conocido, pero con atractivos como la Ópera (una de las mejores de Alemania) con un edificio histórico muy conocido porque fue protagonista de un famoso anuncio de televisión de cerveza. Dresde es también un gran centro universitario, con una gran densidad de institutos de investigación. Es la capital de Sajonia, una de las regiones más prósperas del mundo.

Centro de Dresde
Centro de Dresde

En zapatillas

Correr por el centro de Dresde, ciudad sin altibajos, es muy agradable. Las riberas del río Elba, nos dan la oportunidad de ver la ciudad desde distintas perspectivas, porque hay carriles preparados para ello durante varios kilómetros a ambos lados del río. Dresde, además, tiene una joya para los corredores. Un parque en mitad de la zona más vieja que permite aislarse por completo de la ciudad.

Es un área verde, con una población de árboles, tan densa, que hay zonas donde el sol no llega nunca al suelo. El parque tiene más de dos kilómetros de largo y uno de ancho, pero por su interior hay muchas veredas que se separan de los caminos principales y que permiten hacer muchos kilómetros en un entorno totalmente verde. Claros con césped, estanques, algún edificio singular (como el Palacio ubicado justo en el centro). El parque también acoge el pequeño Zoo de la ciudad. Hay momentos donde corres como si estuvieras en mitad del campo.

Si vais por Dresde, no olvidéis llevar las zapatillas.

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Torralba
Catedrático de Ingeniería de Materiales en Universidad Carlos III de Madrid



8.839

Tambien te puede interesar

Todas las excusas que quieras para no salir a correr
Mario Trota

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso en esos momentos?

Beneficios menos conocidos de correr
Javier Ullé

Correr es una de las mejores maneras de mantenerse en forma. Es excelente para tu físico, pero, ¿qué otros beneficios aporta? Además de los muy conocidos como, por ejemplo, perder peso o combatir el estrés, correr tiene un buen número de beneficios y aspectos que contribuirán a que tengas una mejor salud. Algunos de ellos nos son tan conocidos.

Buscando motivaciones para entrenar en tiempos de coronavirus
Pedro Fernández López

En un momento en el que no se celebran carreras populares, que marcan muchas veces el objetivo de nuestros entrenamientos, ¿dónde y cómo encontramos la motivación? Pedro Fernández nos da algunas ideas.

Guía del corredor novato: la sonrisa, siempre puesta
Mario Trota

Corremos porque nos hace felices. Y si la felicidad es un estado de ánimo positivo y alegre, ¿por qué no vamos a sonreír cuando hay algo que nos hace sentir bien? Correr con la sonrisa puesta, de hecho, hará que ese sentimiento se amplifique.

Las mas vistas

Plan para correr 10k en menos de 60 minutos
Tono Fernández

Un plan para aquellas personas que ya corren, pero que quieren hacer una carrera de 10 kilómetros en menos de 1 hora.

Maratón: 42.195 m.: ¿de dónde viene esa extraña distancia?
Luis Miguel del Baño

42.195 metros. Una distancia extraña. La tenemos más que marcada y grabada en la mente, pero, ¿de dónde proviene la mítica longitud del Maratón?

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

´Un entrenador personal te cambia la vida´
carreraspopulares.com

El cómico Leo Harlem encantado porque está cambiando su físico gracias a un personal trainer.