Atletas que debieron pasar a la historia: Edwin “Teddy” Flack

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 23/03/2018

En realidad, Edwin “Teddy” Flack sí es un atleta que ha pasado a la historia. O, al menos, podemos encontrar referencias a su carrera y éxitos en Australia, en la ciudad de Berwick. Aunque de origen inglés, esta ciudad del estado de Victoria, a 40 kms de Melbourne, fue a la que su familia se trasladó siendo él muy pequeño. En Berwick, hoy, podemos encontrar una estatua de bronce que le recuerda, entre otras cosas, por ser el primer campeón olímpico de los 800 y los 1.500 metros.

Pero lo que hace verdaderamente interesante su historia es, como pasa con muchos deportistas de su época, la relación tan peculiar que tuvo con el atletismo. De 1892 a 1894, Flack comenzó a despuntar en competiciones de media distancia, en categorías amateur, compitiendo con el club Melburnian Hare & Hounds, en la entonces colonia británica de Victoria. En 1892 consiguió una tercera plaza en un cross de 10 millas del campeonato de Victoria, con un tiempo de 1h02’42”. Esto, pasado a una unidad de medida actual, estaría en torno a los 3’40” el kilómetro.

Detalle de la estatua de bronce de Edwin Flack en la ciudad de Berwick
Detalle de la estatua de bronce de Edwin Flack en la ciudad de Berwick

Un año más tarde, en los juegos “autralasianos”, que reunían a atletas de las colonias británicas de los continentes oceánico y asiático, fue campeón en la distancia de la milla (4’44”). Un par de victorias más en los juegos de Victoria fueron sus últimos logros en suelo australiano, antes de partir de nuevo a Londres para trabajar de contable y ser entrenado en el London Athletic Club.

Gloria y desastre olímpicos

Participar en los juegos olímpicos no era entonces la experiencia placentera que es hoy en día, donde los atletas son llevados en volandas de la villa olímpica a las competiciones y donde se les facilita en la medida de lo posible su descanso y recuperación. Tampoco es que estuvieran tan bien organizados como lo están hoy en día. Edwin acudió a la cita olímpica (la primera de la época moderna) tras un tortuoso viaje en tren y en barco que le llevó más de seis días y donde sufrió en forma de graves mareos las inclemencias del mar. Sin tiempo para recuperarse, en los primeros días de competición había ganado dos medallas de oro en 1.500 y en 800 metros, imponiéndose a rivales como Arthur Blake, el favorito norteamericano.

Como probablemente no había demasiado control en los listados de participantes (por supuesto, ni pensemos en clasificaciones mundiales o en mínimas para participar), se apuntó varios días después para participar en la que sería la primera maratón olímpica de la historia. A pesar de no haber competido nunca en distancias superiores a las 10 millas, Teddy se aventuró y casi sale bien parado y con un lugar mayor en la historia. A falta de tres kilómetros encabezaba la prueba, tras haber dejado atrás al francés [ Albin Lermusiaux ], pero las condiciones climatológicas y el esfuerzo realizado hicieron que Flack se desvaneciera y cayera al suelo. Conmocionado aún, al tratar de ser levantado por un espectador griego, se enfrentó a él y le propinó un golpe en el estómago, lo que se tradujo en su descalificación inmediata. Aquella carrera, como sabemos, la ganó el ateniense Spiridon Louis.

No contento con eso, Edwin participó también en la competición individual y de dobles en tenis, llegando hasta el tercer puesto en la competición por parejas, aunque en aquellos tiempos la medalla de bronce para el tercer cajón no existía.

Flack no volvió a competir a ese nivel ni a ganar nada más. El resto de su vida se dedicaría a su familia, regresando a Australia poco después de las olimpiadas (en realidad, Australia no existió como tal hasta 1901), formando parte del comité olímpico del país y ejerciendo como representante del mismo. Murió a los 61 años en el Berwick de su infancia.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

El running: combustible para la creatividad
carreraspopulares.com

¿Por qué correr nos hace ser más creativos? Seguimos los pasos de escritores que han declarado que el running les ayuda en su proceso creativo. Y a ti, ¿te hace volar la imaginación?

Gijón se vuelca con la “Marea Rosa” en la Carrera de la Mujer
carreraspopulares.com

La duodécima edición de la Carrera de la Mujer de Gijón ha congregado unas 8.000 participantes que han teñido de rosa el asfalto gijonés durante una jornada muy deportiva, solidaria y reivindicativa del papel activo de la mujer en la sociedad y en el mundo del deporte. La cántabra Dolores Marco ha sido la ganadora de la prueba, seguida por la jovencísima asturiana Carlota Fernández y Laura González.

Maite Maiora y Diego Díaz Pando ganadores del Km Vertical Fuente Dé
carreraspopulares.com

Éxito de participación con 296 inscritos para celebrar el décimo aniversario

Consejos para carreras nocturnas
May Luján

Las carreras por la tarde y por la noche se imponen en época estival. Si vas a correr alguna, ten en cuenta unas cuantas pautas y recomendaciones.

Las mas vistas

El ozono y su efecto en los deportistas
Francisco Gilo

Las altas concentraciones de ozono pueden ser perjudiciales, sobre todo para los deportistas que están expuestos al aire libre durante el tiempo del ejercicio. En este artículo, Fco. Gilo nos describe cómo nos puede afectar el ozono y cómo podemos evitar sus efectos.

Trabaja la fuerza tras el entrenamiento
Fernando Ortiz

Te presentamos una serie de ejercicios básicos que podrás practicar tras correr. Son importantes para que tus piernas estén fuertes y tengas menos cansancio muscular. Te quitarán poco tiempo y te ayudarán mucho.

Cómo entrenar correctamente las cuestas
David Calle

Tanto si ya realizas entrenamientos en cuestas como si aún no los has probado, estos consejos de nuestro entrenador David Calle te ayudarán a convertirte en un experto en cuestas, y saber cuándo, cómo y por qué debes usarlas en tus entrenamientos.

La importancia del masaje
Francisco Gilo

La acción mecánica del masaje sobre la musculatura, actúa de manera que activa la circulación, cosa que favorece el intercambio de reacciones químicas y nutrientes