Cómo respirar mejor mientras corremos

Por carreraspopulares.com - 27/03/2019

Suele ser una de las primeras cosas en las que nos fijamos cuando empezamos a correr: [ nuestra respiración ] se acelera, se convierte en algo que duele. Esos primeros kilómetros en los que pensamos que nos va a costar respirar en cada paso, ¿los recuerdas? y, misteriosamente, de repente un día nos olvidamos de la respiración. Sólo vuelve a nuestra cabeza en momentos de máximo esfuerzo.

Lo ideal es un punto medio entre esos primeros días en los que parece que hacíamos más esfuerzo en respirar que mover las piernas y ahora, que estamos más en forma y que casi siempre respiramos sin prestar atención.

¿Puede la respiración ayudarme a correr mejor?

Respirar correctamente, siendo conscientes de su contribución a nuestro ejercicio es un paso hacia la mejora de nuestra economía de carrera. Cuanto más eficientes seamos inhalando y expulsando aire de nuestros pulmones, más energía podemos desarrollar. ¿Cuál es el secreto? Llevar una respiración que, de manera natural y sin añadirnos un esfuerzo extra, nos aporte la mayor cantidad de oxígeno posible en cada momento.

¿Debo respirar desde el estómago o desde el pecho?

Al correr, lo indicado es respirar desde el diafragma. Es decir, debe ser nuestro abdomen el que controle la respiración. Cuando inspiramos nuestro abdomen se expande, y se contrae en el momento que soltamos aire. Con este movimiento, nos aseguramos un mayor vaciado y posterior llenado de los pulmones, de esta forma nos fatigaremos menos. Una respiración diafragmática profunda es más eficiente en términos de VO2 que haciéndolo desde el pecho (respiración torácica). Una mala técnica al respirar corriendo puede hacer que nos sintamos cansados antes de lo que nuestras piernas den su máximo esfuerzo.

Una forma de mejorar nuestra respiración diafragmática es hacer ejercicios en casa. Túmbate boca abajo en el suelo, cama o sofá y colócate un libro no demasiado voluminoso sobre el estómago. A continuación, toma aire y expúlsalo lenta y profundamente, siendo consciente del proceso. El libro debe elevarse al tomar aire y bajar cuando lo soltamos. De esta forma, el diafragma, ese músculo que separa la cavidad torácica del vientre, succiona el aire de los pulmones al bajar y lo expulsa al subir.

¿Respiro por la boca o por la nariz al correr?

El objetivo es inhalar oxígeno y expulsar dióxido de carbono de la manera más eficiente posible. De manera natural, nuestro cuerpo recibe más volumen de aire tomándolo por la nariz, por lo que tomar aire por la nariz debería ser nuestra prioridad al correr. Lo que va sucediendo, de manera natural al correr, es que el aporte de la toma de oxígeno por la nariz no es suficiente y por eso de manera instintiva acabamos tomando aire también por la boca. Pero eso no quiere decir que dejemos de hacerlo por la nariz.

¿A qué ritmo respiro cuando corro?

De manera genérica, el modo más fácil de “programar” tu respiración es acompasarla con tus zancadas. Así te será más fácil ser consciente del ritmo que estás llevando. Cuando se incrementa la intensidad del ejercicio, evidentemente habrá que aumentar la ingesta de oxígeno. Una norma que se suele tener en cuenta es la de dar 3 pasos por cada inhalación y 3 pasos por cada exhalación, cuando estamos empezando a correr. Si el ejercicio es de media intensidad, deberían ser dos pasos y uno para ejercicios de máxima intensidad. Naturalmente, esto es sólo una guía para tomarla como referencia. Lo ideal es que vayas probando diferentes combinaciones hasta encontrar tu respiración más cómoda. Es buena idea realizar ejercicios conscientes de respiración mientras corremos, pero sólo de vez en cuando, recuerda que el objetivo es que este proceso se realice de forma natural. De lo contrario, pensar todo el tiempo en nuestra respiración nos distraerá demasiado del ejercicio y puede tener un efecto contrario al buscado.



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

Las tres lesiones más frecuentes en corredores
Luis Baraja

Tarde o temprano te acecharán. Pero debes hacer todo lo posible por evitarlas. Luis Baraja nos cuenta cuáles son las tres lesiones más frecuentes en el running y cómo solucionarlas.

La protección solar y los corredores
Samanta Chocrón

Los corredores no somos conscientes de que el sol, el viento, los cambios de temperatura, el sudor, la poca humedad, son algunos de los factores que pueden generar alteraciones en la función y estructura de la piel. Nuestra piel también sufre mientras realizamos deporte al aire libre y muchos corredores “se olvidan” de utilizar protección solar.

Alergia alimentaria con el ejercicio
Francisco Gilo

El incremento gradual de las prácticas deportivas en la sociedad actual, junto con la alta prevalencia de la patología alérgica en los sectores de la población con mayor actividad física, ha supuesto la aparición de síndromes de trasfondo alérgico, en ocasiones subclínicos, que sólo se manifiestan con el ejercicio.

La importancia del masaje
Francisco Gilo

La acción mecánica del masaje sobre la musculatura, actúa de manera que activa la circulación, cosa que favorece el intercambio de reacciones químicas y nutrientes

Las mas vistas

El ozono y su efecto en los deportistas
Francisco Gilo

Las altas concentraciones de ozono pueden ser perjudiciales, sobre todo para los deportistas que están expuestos al aire libre durante el tiempo del ejercicio. En este artículo, Fco. Gilo nos describe cómo nos puede afectar el ozono y cómo podemos evitar sus efectos.

Cómo entrenar correctamente las cuestas
David Calle

Tanto si ya realizas entrenamientos en cuestas como si aún no los has probado, estos consejos de nuestro entrenador David Calle te ayudarán a convertirte en un experto en cuestas, y saber cuándo, cómo y por qué debes usarlas en tus entrenamientos.

Beneficios de realizarse una antropometría
Rubén Gadea

Como deportistas, es importante conocer nuestro cuerpo. La antropometría es la mejor manera de saber cómo el entrenamiento está cambiando nuestro cuerpo y cómo mejorar nuestros entrenamientos.

La importancia de la zona media o "core"
David Calle

Carrera deficitaria, mayor fatiga y lesiones o dolores. Son las consecuencias de una musculatura de la zona media poco trabajada. Aprende cómo evitarlo con las enseñanzas de David Calle. Serás mucho mejor corredor.