¿Con quién no te irías a correr nunca?

Por carreraspopulares.com - 03/09/2018
No siempre más quiere decir mejor
No siempre más quiere decir mejor

Que correr es una actividad social ya pocos lo discuten. Empezamos corriendo en solitario, pero a medida que nuestra afición va creciendo, empezamos a encontrar gente con la que compartir nuestras zancadas, y nos encanta salir a correr con compañía. Es importante no dejar de disfrutar del running en solitario, pero cada vez nos gusta más eso de quedar con los compañeros y correr en grupo.

Pero otra cosa también es verdad: más vale correr en solitario que mal acompañados. No todo el mundo vale para acompañarnos a la hora de salir a trotar o de hacer un entrenamiento un poco más específico. ¿Con quién no saldrías a correr nunca?

Con tu jefe

Este es uno que sale en todas las quinielas (aunque hay honrosas excepciones). ¿Quién se arriesgaría a salir a correr con aquella persona de la que depende su futuro laboral? Es evidente que en pantalón corto todos somos iguales y que el running es un idioma universal. Pero es inevitable pensar que tu jefe aprovechará cualquier ocasión para preguntarte por cuestiones laborales, que es de lo último que queremo hablar cuando estamos corriendo. O que, aunque no lo haga, su presencia te recordará cosas del trabajo de las que te quieres alejar precisamente corriendo. Aunque, en el extremo contrario se encuentran aquellos que querrán aprovechar que comparten la afición con el jefe para ganar puntos. La duda, como siempre es: si corres más que tu jefe, ¿le ganarías en una carrera?

¿Un cuñado que corre? ¡Huye!
¿Un cuñado que corre? ¡Huye!

Con tu cuñado

Está casi demostrado científicamente que ningún cuñado corre. Pero si el tuyo lo hace, estamos seguros que no querrás compartir zancadas con él. Cuando hablamos de cuñadismo, no nos referimos solamente a cuñados/as con ese parentesco, sino a cualquier familiar (político o no) que, cada vez que sales a correr te dice “¿correr? Yo, ni para coger el autobús”. En definitiva, correr con tu cuñado sería una experiencia de las más marcianas que te pueden pasar corriendo, ya que tendrías que estar escuchando comentarios todo el tiempo sobre lo inútil que es correr o cuándo vais a parar a tomar una cerveza. En el extremo contrario, puede que tu cuñado sea corredor hace tiempo, en cuyo caso se iniciaría una competición en cada zancada por demostrar cuál de los dos es más rápido.

Con el vecino/a del portal de enfrente

A la hora de elegir compañeros de entrenamiento, muchas veces preferimos que no sean del entorno cercano. Lo que en principio es una comodidad (tener cerca a alguien a quien llamar para que te acompañe a correr) se puede convertir en un problema, sobre todo si decidís salir a correr juntos varias veces y se convierte en una costumbre. Todo bien, hasta el día en que no te apetece o quieres hacer otra cosa distinta a la que soléis hacer. A veces es necesario un poco de espacio para hacer lo que nos apetece en cada momento.

Con alguien que se acaba de apuntar a una carrera

Cuando nos acabamos de apuntar a una carrera que nos hace ilusión o que es un gran reto, tenemos que reconocerlo, no somos buenos compañeros de carrera. Un entrenamiento con alguien que se encuentra en esta situación puede acabar convirtiéndose en un monólogo contándote todos los detalles de la misma: cómo la va a preparar, cuántos kilómetros quiere hacer, cuál es su objetivo de carrera... No digamos ya si incluye viaje más o menos lejos. En cualquier caso, no sería una buena compañía, a menos que quieras a alguien que te entretenga todo el tiempo que estáis corriendo.




Tambien te puede interesar

La carrera ideal para el corredor popular
Mario Trota

En algunos casos son cuestiones quizá exageradas, deseos más bien utópicos o exigencias a un organizador que son difíciles o incluso imposibles de cumplir. Pero, ¿por qué no soñar? En un mundo idílico, ¿cuál sería nuestra carrera perfecta?

Correr te va a hacer un buen jefe
Chema Martínez Pastor

El running en la empresa es siempre una buena ayuda. Los jefes que corren tienen una serie de capacidades que, bien usadas, pueden hacer de ellos el líder que una empresa y un equipo de trabajo necesitan.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.