Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?

Por carreraspopulares.com - 24/08/2016

Fue, sin duda, una de las imágenes del Maratón Olímpico de Rio de Janeiro. Cuando las cámaras ya casi estaban mirando hacia otro lado, cuando las retransmisiones de la mayoría de las televisiones habían conectado con otros deportes porque ya había llegado el grueso de los participantes, apareció él.

Federico Bruno, el corredor argentino (en realidad, es un especialista del medio fondo que se atrevió con el Maratón), llegaba por la recta del sambódromo corriendo de lado.


Un movimiento característico

El movimiento que realizaba Bruno quizás sea familiar para muchos de los aficionados al running. ´Carrera lateral´, ´carrera en paralelo´ o conocido con otro nombre, pero en cualquier caso es un ejercicio que muchos corredores practican como parte de sus entrenamientos de técnica de carrera o como parte de su calentamiento.

Federico Bruno llegaba así porque en realidad era la única forma en la que podía moverse. Los últimos siete kilómetros de la prueba los realizó como buenamente pudo a causa de los "numerosos calambres" que azotaban todo su cuerpo.

El corredor, de 23 años, llegó tras 2 horas, 40 minutos y 6 segundos, 31 minutos y 21 segundos más que el ganador, el queniata Eliud Kipchoge.

"Otro capaz que en mi lugar hubiese abandonado pero yo preferí llegar, a pesar de que el cuerpo no quería eso, quería que pare, pero mi cabeza quería llegar", comentó Bruno en TyC Sports al término de la carrera y añadió: "En el km. 35 no podía más y me quedaban 7 más, parecía un viejo de 100 años o peor, un viejo corre mejor, pero yo quería ser olímpico y para ser olímpico hay que terminar la prueba", finalizó.

Poco después, Bruno grabó este vídeo donde explica su singular hazaña: [ Mensaje de Federico Bruno ]

La explicación

Según dijo Bruno, los calambres que sufría por todo el cuerpo le impedían poder correr de una manera normal. Los calambres "aparecen cuando un músculo se contrae sin intención de tensarlo y luego no es capaz de relajarse, se queda en ese estatus", nos dice David Polo, fisioterapeuta con más de 20 años de experiencia en lesiones deportivas. "Quizás -continúa Polo- el maratoniano argentino tenía lesiones más importantes que unos calambres, aunque se le iban mezclando con éstos y ya prácticamente lo único que notaba era dolor. Correr así es realmente algo muy complicado".

Los calambres desaparecen con el descanso y procediendo a estirar el músculo, algo que Bruno tenía muy difícil en plena carrera. "Pudo correr de esa forma porque quizás no ejercitaba algunos grupos musculares de manera tan directa como corriendo de frente", nos explica Polo. Por ello, "no machacó las zonas acalambradas, las intentaba evitar al máximo en sus movimientos quizás por ejemplo los isquiotibiales, y se dedicó a aguantar el dolor y las contracciones usando los músculos que podía de la única manera que podía".

¿Por qué aparecen?

Nadie nos avisará de la aparición de un calambre más que el propio calambre. Es un compañero de viaje muy poco apetecible que llega de golpe y se queda quizás solo unos instantes, pero con un dolor residual que nos puede afectar incluso varios días.

En general, los médicos atribuyen la aparición de los calambres a algunos factores que, desde luego, los hacen muy posibles en carreras de larga distancia:

- Niveles bajos de minerales, como potasio o calcio.

- Pérdida en exceso de líquidos, deshidratación. o sales minerales.

- Falta de irrigación sanguínea en la zona por insuficiencia de oxígeno.

- Esfuerzos prolongados.

- Acumulación de ácido láctico.

Vamos, que somos un candidato perfecto para que nos aparezcan estos calambres. Eso sí, si os sucede, tan solo estamos autorizados a seguir adelante tal y como hizo el maratoniano Bruno si estamos en un Maratón olímpico. En otro caso, no es buena idea porque, quizás como le sucedió a él, en realidad esos calambres se conviertan en lesiones más serias. Lo ideal es parar, estirar y tratar de calmar la zona.

Más información [ Prevención de los calambres ]



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

La libertad del solitario corredor de fondo
Mario Trota

Correr acompañado es algo estupendo. Pero hacerlo en solitario de vez en cuando provoca vivencias especiales también. Y una sensación de libertad que es difícilmente equiparable con nada en esta vida.

No estás a la última si no practicas el swimrun
carreraspopulares.com

Se diferencia del acuatlón en que no tiene transiciones. Resumiendo: hablamos de una disciplina que combina nadar y correr de manera salvaje, casi primitiva. ¿Te apetece probar?

Por qué dejé de correr con auriculares
Chema Martínez Pastor

¿Corres con o sin música? ¿Escuchas la radio o tu podcast favorito? Elijas lo que elijas, lo importante es que no des nada por sentado y compruebes qué necesitas como acompañamiento cada vez que sales a correr. A veces, puede que sólo necesites el silencio...

Deporte para un cerebro mas sano
carreraspopulares.com

En el programa Redes, de la 2 de tve, Eduard Punset nos explicaba como la ciencia ha demostrado que el deporte es un estimulador para tener un cerebro mas sano.

Las mas vistas

¿Cuál es el mejor momento del día para correr?
carreraspopulares.com

Imagina que no tuvieras más ocupación en el día que correr... ¿en qué momento preferirías hacerlo? Te damos las pistas para descubrir cuál es tu hora ideal para correr.

Ideas para molar corriendo de la cabeza a los pies
Adolfo Bello

Cada vez es más difícil diferenciarse del resto de runner. ¿Más difícil? Descubre las posibilidades que los complementos te dan para que tus compañeros vean cuánto molas

Ligar corriendo
Mario Trota

Cuando el running es una parte muy importante de tu vida es normal que se acabe convirtiendo en ´algo mas´.. . ¿Conoces a alguna pareja que se haya conocido corriendo? ¿Te ha pasado a ti? All you need is... run.

Carreras de montaña vs carreras de asfalto
Chema Martínez Pastor

¿Te has planteado hacer carreras de montaña? Si te animas te lo vas a pasar en grande, aunque hay algunas cosas que debes saber sobre ellas y que las hacen únicas.