Entrenamiento: la escalera progresiva 5-2-1

Por Tono Fernández para carreraspopulares.com

¿Os cansa el hecho de repetir los mismos entrenamientos? Salir a correr es genial, pero en ocasiones puede ser repetitivo. Más allá de los clásicos rodajes, están los fartlek, las series cortas, las series largas, y una larga lista de variantes que pueden hacerlo más dnámico.

Sabemos que muchos de vosotros ya alternáis este tipo de entrenamientos en vuestras rutinas semanales, pero nunca está de más introducir nuevas opciones que, además de ofrecer un poco de variedad, os sirvan para evolucionar.


La escalera de cambios de ritmo 5-2-1



Para ofrecer nuevas alternativas, os ofrecemos unos cambios de ritmo en progresión de menos a más. No se trata de subir escaleras, ni mucho menos, su nombre viene por el hecho de ir aumentando progresivamente nuestro ritmo dentro de una carrera continua. Quizás alguno hayáis probado entrenamientos con tiempos o cadencias similares. Pero, para empezar, veremos en qué consiste y qué conseguimos con ella.


¿Qué conseguimos con esta escalera en progresión?

El entrenamiento en sí irá elevando nuestro ritmo cardíaco progresivamente. Es, además, un entrenamiento ideal para que, con el aumento de intensidad que nos exige, aumentemos la quema de calorías y mejore nuestra condición física.


¿En qué consiste la escalera progresiva 5-2-1?

Se trata de ofrecer una progresión en nuestra carrera desde un ritmo sencillo, hasta un ritmo rápido, pasando por un intermedio. Antes de comenzar, debemos hacer un calentamiento previo de unos 10 minutos y, si nos apetece, algún ejercicio de técnica.

A continuación, tras recuperarnos dos o tres minutos, ponemos en marcha la escalera progresiva.

Empezamos con cinco minutos de ritmo fácil. No se trata de ir andando, pero sí un ritmo cómodo, que nos permita hablar y que podríamos seguir durante bastante tiempo sin problemas. Se trata, por ejemplo, de un ritmo un 30% inferior a nuestra frecuencia cardíaca máxima. Cada uno lo debéis adaptar a vuestro nivel.

Cuando hayan pasado esos cinco minutos, aumentamos la progresión y enlazamos sin parar dos minutos a ritmo vivo. Aquí deberemos ir a un ritmo que ya no nos permita hablar con comodidad. No iremos a tope, ni mucho menos, deberíamos ir como a un 85% de nuestro máximo.

Por último, tras esos dos minutos, enlazamos el último minuto, en el que ofrecemos nuestro máximo. Ojo, no se trata de hacer un sprint, pero sí de ofrecer un ritmo máximo que podamos aguantar durante un minuto. Deberemos rozar nuestro 100% de FCC en ese tiempo.

A continuación, descansamos unos dos minutos. Lo suficiente como para que nuestro cuerpo baje, al menos, unas 40 pulsaciones por minuto. Una vez logrado esto, volvemos a repetir la rutina. Es decir, de nuevo, introducimos una progresión de 5-2-1.

Una vez finalizado, habremos corrido unos 16 minutos a los que sumaremos el calentamiento. Es decir, alrededor de media hora. Es un entrenamiento que nos ofrece un punto de calidad extra que nos vendrá muy bien.

Lo recomendable sería no dejar en este punto la cuestión física. Si podéis añadir 10 minutos de ejercicios de fuerza, acondicionamiento físico y otros 5 minutos de carrera continua de baja intensidad para volver progresivamente a la calma, habréis hecho un entrenamiento redondo.


La escalera aumenta

Lo recomendable sería introducir este tipo de entrenamientos en ritmos progresivos al menos una vez a la semana. De este modo, la cuarta semana en la que lo introduzcáis, podréis elevar las repeticiones a tres repeticiones. Y, la sexta,a cuatro repeticiones, siguiendo este esquema:

1ª semana: 2 escaleras
2ª semana: 2 escaleras
3ª semana: 2 escaleras
4ª semana: 3 escaleras
5ª semana: 3 escaleras
6ª semana: 4 escaleras

No sería recomendable competir la misma semana en la que habéis hecho cuatro escaleras, por lo que os recomendamos que, una vez lleguéis a la sexta semana, volváis a bajar a tres repeticiones y posteriormente a dos en la semana en que tengáis carrera.
Lo recomendable sería introducir este tipo de entrenamientos en progresión combinados con fuerza y acondicionamiento al menos una vez a la semana.

Más sobre este tema:

[ Ejercicios de fuerza en escaleras ]

[ Ejercicios running en escalera ]

SOBRE EL AUTOR

Tono Fernández



Tambien te puede interesar

¿Planificas nuevos objetivos?: Factores a tener en cuenta (II)
Vicent González Álvarez

Si te organizas tus nuevos retos, tendrás muchas más opciones de éxito. Ten en cuenta factores como las semanas de descarga o los ritmos adecuados. Vicent González nos aconseja.

¿Carreras cortas? 5 maneras de echarlas a perder
May Luján

Una pequeña mala decisión puede echar a perder toda una carrera. No te líes y actúa con cabeza en las carreras cortas. Evita estas situaciones.

Circuito de fuerza para trabajar todo el cuerpo
Raquel Landín

Aquí te proponemos un completo circuito de fuerza sobre hierba. Se trata de nueve ejercicios que, si tienes el valor de completarlos, habrán trabajado todo tu cuerpo. Es muy completo y apto para todos los niveles. ¡A por ellos!

Entrenar en grupo te ayudará a conseguir tus objetivos
David Calle

Todos los años igual. Llegan estas fechas y todo son buenos propósitos para el nuevo año. Pero, ¿sois capaces de conseguirlos? Entrenar en un grupo nos puede dar ese ´empujoncito´ que necesitamos.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.