Normas de educación en plena carrera (III)

Por May Luján para carreraspopulares.com

Seguimos dándote algunas pautas para generar un buen clima en plena carrera. Muchas de ellas son puras normas de educación, aunque otras muchas, como buena parte de las que te presentamos en este artículo, son también algunas acciones que contribuirán a aumentar el buen clima y el ´buen rollo´ que ya de por sí es habitual en las competiciones populares. Tras nuestras [ normas de educación en plena carrera (I) ] y nuestras [ normas de educación en plena carrera (II) ], aquí va una nueva entrega:

Un ánimo para los sufridores. Si ves que alguien ha sufrido durante la carrera, le has llegado a adelantar y has llegado antes a meta. Una vez hayas cruzado la línea de llegada, sería un bonito gesto esperar a que esa persona acabe la carrera. Probablemente serán solo unos segundos o un par de minutos. Cuando acabe, dedicarle unas palabras de aliento, será un gesto que no olvidará. Tú has conseguido ir mejor o más rápido y ahora agradecerá tu apoyo.

No vayas siempre ´a suela´. Si vas a tope y te pones detrás de un corredor para seguir su ritmo, no está de más que, de vez en cuando le des el relevo. Salvo que vayas el primero y optes a ganar la competición (en ese caso cada uno tiene sus estrategias y no entraremos a valorarlo), no es del todo honesto que te beneficies en todo momento del trabajo de otro y tú solo vayas ‘a rueda’. Eso sí, primero debes evaluar tu condición física. Si no estás bien para darle el relevo, no lo hagas, podrías hasta entorpecer a la otra persona y ponerte en riesgo a ti mismo. Se lo dices, y punto.

Mano a mano con un desconocido. Si los últimos kilómetros o minutos de una carrera los has compartido con alguien desconocido y os habéis animado mutuamente o bien os habéis desfondado juntos para llegar a meta también juntos, agradécele ese esfuerzo y esa compañía. Seguro que luego vas a contar la batallita mil veces con tus amigos o familia. Ya que ese corredor va a ser ‘actor secundario’ de tu hazaña, por lo menos cruza unas palabras con esa persona cuando todo haya acabado.

Rompe el silencio. Habla, lanza alguna frase de buen rollo. En las carreras, ya sabes los sonidos son importantes. Muchas veces escuchas multitud de cosas (el público, las zancadas, la respiración de otros compañeros, por ejemplo), pero en ocasiones, cuando no vas en un grupo muy grande o en carreras más pequeñas, a veces el silencio también se hace fuerte. En esos momentos, no está de más soltar una palabra de aliento. Algo que rompa la tensión. Obviamente será inesperado y, si contribuye al bien clima, será bienvenido.

Entra a meta con alguien a quien estimes. O bien porque le hayas conocido ese día y hayáis hecho una buena carrera en compañía, o bien porque hayáis hecho el trazado juntos. Entrar a meta con alguien siempre está genial. Es un símbolo de unión a la hora de coronar un reto.

Acompaña a un novato. Debería ser algo casi obligatorio. Acompaña alguna vez a un debutante. Dale tus consejos, vive esa experiencia con esa persona que corre su primera carrera y trata de hacer que sea una experiencia grata para ese corredor principiante. Si te lo encuentras en el cajón de salida o en plena carrera y es un desconocido, ofrécele apoyo.

Siempre en positivo, nunca en negativo. Cuando vaya quedando poca carrera, siempre tienes opción de decirle a los corredores que ‘la fiesta’ está a punto de acabar, que solo con un esfuerzo más, ya se llega a meta, pero hazlo siempre en positivo. Por ejemplo, cuando llegues al kilómetro 7 de un 10k, no les digas que faltan 4 kilómetros. Diles que faltan ya solo “2 y pico” (sí, el pico es muy grande, pero no deja de ser cierto). O, si vais a 5 minutos el kilómetro, puedes decirles que en “15 minutos ya estamos en meta”. Si contribuyes a que se haga un poco menos pesado un momento ‘cuesta arriba’, generarás buen ambiente.

Ten cuidado si corres con un carrito o bebé. Infórmate de si está permitido o no en el reglamento de la prueba. Si no lo impiden, debes extremar las precauciones en varios frentes. En primer lugar, por la salud e integridad física del menor. Asegúrate de llevar conectados todos los sentidos y de que el carro es adecuado. Ten especial cuidado con el resto de corredores. No vayas adelantando ni cambiando trazadas. Un pequeño golpecillo por detrás en el talón de alguien puede acabar con otro corredor en el suelo. Por lo demás, correr acompañando o, mejor dicho, empujando a alguien, puede ser una bonita experiencia.

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.