¿Se nos olvida el dolor de un maratón?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 29/05/2018

Que levante la mano quien haya dicho, al cruzar la línea de meta de un maratón: “no vuelvo a correr esta distancia”. A pesar del subidón que da cruzar la meta como finisher y colgarse la medalla al cuello, el precio a pagar para nuestro cuerpo es alto. En los momentos finales de la carrera (o, a veces, durante más tiempo) es cuando sufrimos la dureza con la que la prueba de Filípides nos pone a prueba. Nos duelen las rodillas, los tobillos, se nos suben los gemelos, los isquios. Nos pican las costuras de la ropa, nos molesta el sol o el viento. Nos sentimos débiles, nos beberíamos el mar si estuviera patrocinado por Powerade.

Y ahora, que bajen la mano aquellos que sí han cumplido lo que dijeron y no han vuelto a correr un maratón desde que lo juraron con sangre al cruzar aquella meta. Si estuviéramos juntos, lo más probable es veríamos a la gran mayoría continuar con la mano levantada.

¿Por qué, a pesar de sufrir para llegar a la meta, de haber tenido que poner todo de nuestra parte para superar el reto y a pesar de los dolores que nos ha causado, seguimos volviendo con más o menos regularidad a su encuentro? ¿Somos [ masoquistas ]? Bueno, es posible que algunos sí disfruten con ese sufrimiento. O mejor dicho, con lo que representa en términos de superación y gloria conseguida. “[ Disfufrir ]” lo llaman algunos.

Las endorfinas ganan al dolor
Las endorfinas ganan al dolor

Pues en realidad, la ciencia tiene argumentos para discutir ese supuesto “masoquismo”. O, al menos, en algunos casos. Y es que según un estudio difundido por la [ British Pshycological Society ], y realizado por el doctor polaco Przemyslaw Babel, consiguió demostrar que, en realidad, lo que sucede es que se nos olvida el dolor que hemos pasado.

Para demostrarlo, se entrevistó a 62 corredores al cruzar la línea de meta del Maratón de Cracovia. Estos corredores contestaron una serie de preguntas relacionadas con la intensidad del dolor que habían experimentado, así como las emociones positivas o negativas asociadas a su carrera. Meses después, se les volvió a contactar y lo que se encontró al volverles a preguntar sobre el dolor, la mayoría puntuó con menor intensidad el dolor de aquel momento en su recuerdo. Por ejemplo, quien al cruzar la meta dijo que había experimentado un dolor de 5.5 (escala del 1 al 7), al ser preguntado meses después contestó con un 3.2.

Evidentemente, aquellos que puntuaron muy alto su sufrimiento al terminar la carrera, seguían siendo los que recordaban con mayor intensidad el dolor, solo que puntuándolo más bajo. En cambio, si el dolor venía acompañado de otras emociones negativas, como angustia y miedo, recordaban niveles de dolor más altos. Esto se debe a que habían asociado su experiencia corriendo con un sentimiento negativo, lo cual tiene una influencia decisiva sobre el modo en el que se recuerda. En cambio, si las emociones provocadas son positivas, el recuerdo del dolor se diluye.

Por eso, cuando los recuerdos de ese dolor han desaparecido, lo único que nos queda en la memoria es la satisfacción y la alegría de haber conseguido nuestro reto. Las endorfinas ganan la partida y queremos volver a generarlas. Como diría nuestro amigo Rocky Balboa: “no hay (recuerdo del) dolor”.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

¿Debo ir al fisio antes (y después) de un maratón?
Fisioterapia Bando

¿Cuándo es el momento indicado para ir al fisio antes de un maratón? ¿Es recomendable ir la semana previa? Carmen Sanz, de Fisioterapia Bando, contesta a nuestras dudas.

Pon un rodillo de espuma en tu vida de corredor
Javier Ullé

Una simple almohadilla rígida de espuma. Eso es todo lo que puede separar una molestia de su recuperación. Para dolencias menores y para estirar o recuperar después de correr, puede ser una excelente opción. ¿Las has probado?

Hábitos cotidianos que te están maltratando el cuerpo
May Luján

Son pequeños gestos que repetimos cada día pueden generar problemas. Atentos a determinadas acciones cotidianas porque pueden perjudicar vuestro rendimiento e incluso provocar algunas lesiones.

Exito y fracaso, caminos hacia el aprendizaje
David Roncero

Entrenamos durante meses para esa gran carrera que siempre hemos tenido en mente. Nos cuidamos físicamente, cumplimos el plan de entrenamiento, el día antes comemos sano y nos acostamos pronto. El día de la carrera nos plantamos en la línea de salida con todo listo y ¿qué ocurre?

Las mas vistas

¿Haces series? Esta tabla será tu ´biblia´
carreraspopulares.com

¿Cuánto tiempo tardo en una serie de 300 metros a 3:40? ¿Cuánto tardo cada 100 metros si voy a 5:20? Esta y todas tus dudas acerca de los tiempos en las series se resuelven con esta tabla que será tu referencia.

Consejos para debutar en un medio maratón
May Luján

Lo has preparado, el entrenamiento está hecho. Cuando te enfrentes a los 21k hay unas cuantas cosas que, si las tienes en cuenta, te harán más placentera y completa la experiencia. Anota.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.