¿Se nos olvida el dolor de un maratón?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 29/05/2018

Que levante la mano quien haya dicho, al cruzar la línea de meta de un maratón: “no vuelvo a correr esta distancia”. A pesar del subidón que da cruzar la meta como finisher y colgarse la medalla al cuello, el precio a pagar para nuestro cuerpo es alto. En los momentos finales de la carrera (o, a veces, durante más tiempo) es cuando sufrimos la dureza con la que la prueba de Filípides nos pone a prueba. Nos duelen las rodillas, los tobillos, se nos suben los gemelos, los isquios. Nos pican las costuras de la ropa, nos molesta el sol o el viento. Nos sentimos débiles, nos beberíamos el mar si estuviera patrocinado por Powerade.

Y ahora, que bajen la mano aquellos que sí han cumplido lo que dijeron y no han vuelto a correr un maratón desde que lo juraron con sangre al cruzar aquella meta. Si estuviéramos juntos, lo más probable es veríamos a la gran mayoría continuar con la mano levantada.

¿Por qué, a pesar de sufrir para llegar a la meta, de haber tenido que poner todo de nuestra parte para superar el reto y a pesar de los dolores que nos ha causado, seguimos volviendo con más o menos regularidad a su encuentro? ¿Somos [ masoquistas ]? Bueno, es posible que algunos sí disfruten con ese sufrimiento. O mejor dicho, con lo que representa en términos de superación y gloria conseguida. “[ Disfufrir ]” lo llaman algunos.

Las endorfinas ganan al dolor
Las endorfinas ganan al dolor

Pues en realidad, la ciencia tiene argumentos para discutir ese supuesto “masoquismo”. O, al menos, en algunos casos. Y es que según un estudio difundido por la [ British Pshycological Society ], y realizado por el doctor polaco Przemyslaw Babel, consiguió demostrar que, en realidad, lo que sucede es que se nos olvida el dolor que hemos pasado.

Para demostrarlo, se entrevistó a 62 corredores al cruzar la línea de meta del Maratón de Cracovia. Estos corredores contestaron una serie de preguntas relacionadas con la intensidad del dolor que habían experimentado, así como las emociones positivas o negativas asociadas a su carrera. Meses después, se les volvió a contactar y lo que se encontró al volverles a preguntar sobre el dolor, la mayoría puntuó con menor intensidad el dolor de aquel momento en su recuerdo. Por ejemplo, quien al cruzar la meta dijo que había experimentado un dolor de 5.5 (escala del 1 al 7), al ser preguntado meses después contestó con un 3.2.

Evidentemente, aquellos que puntuaron muy alto su sufrimiento al terminar la carrera, seguían siendo los que recordaban con mayor intensidad el dolor, solo que puntuándolo más bajo. En cambio, si el dolor venía acompañado de otras emociones negativas, como angustia y miedo, recordaban niveles de dolor más altos. Esto se debe a que habían asociado su experiencia corriendo con un sentimiento negativo, lo cual tiene una influencia decisiva sobre el modo en el que se recuerda. En cambio, si las emociones provocadas son positivas, el recuerdo del dolor se diluye.

Por eso, cuando los recuerdos de ese dolor han desaparecido, lo único que nos queda en la memoria es la satisfacción y la alegría de haber conseguido nuestro reto. Las endorfinas ganan la partida y queremos volver a generarlas. Como diría nuestro amigo Rocky Balboa: “no hay (recuerdo del) dolor”.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!