Wilma Rudolph, la historia que todos deberíamos conocer

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com

Que el running es sinónimo de superación, muchos ya lo sabéis. Que el mundo del atletismo nos lleva a lograr retos que nos parecían imposibles, quizás lo hayáis experimentado. Pero, en ocasiones, nos encontramos con figuras que escenifican mejor que nadie esta gran y constructiva lucha.

Es el caso de Wilma Rudolph, una mujer que nunca se dio por vencida a pesar de que la vida le daba un golpe tras otro, y que encontró en las carreras su mejor aliado para crecer, seguir adelante y triunfar.

Sus orígenes y su enfermedad

Wilma Rudolph nació en Clarcksville (EEUU), un 23 de junio de 1940. Lo hizo en el seno de una humilde familia numerosísima. De hecho, ella fue la hija número 20 de sus padres, que finalmente tuvieron 22 vástagos. Su padre era un mozo de estación, y su madre, una sirvienta, con lo que no era precisamente una familia con ingresos boyantes para mantener a tantos niños. Además, todos eran de raza negra, con las consabidas dificultades y discriminaciones que sufrían en la época.

Al nacer, pesó tan solo dos kilos, ya que fue prematura. De hecho, a su madre no le atendieron en el hospital de su localidad, ya que los ingresos estaban reservados para blancos. Para ella, fue una auténtica suerte poder salir adelante en aquellas condiciones. Quizás por su condición de prematura, fue una niña débil que padeció muchas enfermedades. A los cuatro años Wilma contrajo el virus de la polio, lo que lo provocó una parálisis parcial de su cuerpo.

A partir de ese momento, sus piernas se vieron afectadas. En aquel instante nadie hubiera podido imaginar lo que unos años después sería capaz de hacer. Wilma creció con un aparato ortopédico en su pierna izquierda, que se le había quedado torcida y le impedía caminar con normalidad. Estuvo así hasta los nueve años, edad en la que consiguieron revertir la situación. Aún así, tuvo que llevar zapatos ortopédicos durante un par de años más.

Los viajes al hospital se convirtieron en una constante y, por si fuera poco, a los doce años sobrevivió a brotes de poliomelitis y escarlatina. Una luchadora.


Una atleta que sorprendió al mundo

La perseverancia, tenacidad y el duro trabajo comenzaban a dar sus frutos. Ella nunca se dio por vencida y siempre trató de conseguir sacar el mejor potencial de sí misma. Así que, cuando estaba en la escuela secundaria y había superado sus problemas de movilidad, decidió jugar al baloncesto.

Fue en ese momento cuando un entrenador la vio y decidió hacerle una prueba para el equipo de atletismo. Wilma maravilló desde el primer minuto. Tenía un don natural. Era una elegida.

Una carrera hacia el estrellato

En solo un par de años, consiguió superar las pruebas locales, las estatales y consiguió meterse en los clasificatorios para los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956. Y sí, lo adivináis, también consiguió la plaza para ir a los citados juegos en el equipo de relevos 4x100. Tras la disputa de los mismos, volvió a casa y, con tan solo 16 años, ya tenía su primera medalla olímpica, una medalla de bronce.


La lluvia de medallas

Wilma era un portento, solo era cuestión de tiempo que consiguiera más medallas. En concreto, fue cuestión de cuatro años, hasta que llegaron los siguientes juegos olímpicos, los de Roma 1960.

Allí rompió los esquemas. Allí hizo Historia. En una calurosísima tarde (las crónicas de la época hablan de 43 grados), Wilma se hizo con la medalla de oro en los 100 metros, corriendo en 11 segundos, aunque el tiempo no pudo ser acreditado como récord mundial a causa del viento.

Vídeo de la carrera: [ Aquí ]

Pero no se quedó ahí, también ganó la medalla de oro en los 200 metros en 23,2 segundos, consiguiendo batir el récord olímpico. Por si fuera poco, unas jornadas después, compitió en el relevo de 4x100, donde también se hizo con el primer puesto.

Tres medallas de oro en los mismos juegos. Había deslumbrado al mundo. Fueron, además, los primeros juegos que se retransmitieron por televisión, y ella se había convertido en la heroína de la nación.

Al regresar a su casa, le habían preparado un desfile. Fue la culminación de una historia que nadie hubiera podido adivinar que sucedería. La culminación de una lucha, de un sentimiento de entrega, de no darse por vencida.

Wilma Rudolph también fue precoz a la hora de retirarse de la competición. Lo haría a los 22 años. Muy joven. A partir de ahí trató de seguir siempre ligada al deporte, que tanta vida le había dado. Falleció en 1994, tras un cáncer cerebral. Hoy, sigue inspirando a quienes leéis estas líneas.

SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista



Tambien te puede interesar

¿Correr sin tecnología? Razones para hacerlo
Javier Ullé

Tenemos tan fácil medir nuestros progresos gracias a aparatos tecnológicos que muchas veces olvidamos que el mejor aparato para medir nuestro estado de forma es el que llevamos de serie. Aprende a escuchar a tu cuerpo y deja el GPS en casa.

¿Somos más fértiles los corredores?
María Pan de Francisco

Cuando una pareja comienza a plantearse la aventura de ser padres, es habitual que ronden por la cabeza muchas dudas. Pero, ¿y si son corredores? ¿Hasta qué punto influye el ejercicio físico en la fertilidad?

Preguntas y respuestas para runners (III)
carreraspopulares.com

¿Sabes si puedes salir a correr sin desayunar? Y, ¿cuándo debes cambiarte de zapatillas?¿Cómo se solucionan las lesiones de cintila iliotibial? ¿El running es bueno contra la celulitis? Respondemos a estas y otras muchas preguntas.

Los secretos para conseguir tu mejor 10K
Javier Ullé

Conseguir tu mejor marca en la distancia de 10 kilómetros requiere de preparación y entrenamiento. Pero hay otras claves que nos acerca Javier Ullé.

Las mas vistas

Masaje para descarga de la planta del pie
carreraspopulares.com

Mantener la planta del pie en perfecto estado es vital para un corredor. Estos ejercicios con el Fisioterapeuta Rubén García te ayudarán.

Consejos y entrenamiento para correr el Medio Maratón
Marta Fernández de Castro

El medio maratón parece una distancia sencilla pero si nos cebamos con el ritmo los primeros kilómetros podemos encontrar el muro a partir del kilómetro 12-15.

¿Qué es el drop de una zapatilla? Todas las respuestas
carreraspopulares.com

Lo habrás escuchado mil veces, pero ¿sabes realmente lo que es el drop de una zapatilla? ¿Para qué sirve y qué influencia tiene en tu carrera? Los profesionales de Running Company Madrid resuelven todas tus dudas.

Plan: Corre 40 minutos en 6 semanas
carreraspopulares.com

¿Te quieres unir a esto del running? ¿Tienes un amigo que quiera correr? Si ya sales pero no consigues aguantar mucho, este es tu plan. Correrás 40 minutos en 6 semanas.