Correr y arreglar el mundo

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Correr mientras charlas con un amigo puede ser una buena terapia
Correr mientras charlas con un amigo puede ser una buena terapia

Correr sirve para muchas cosas: nos ayuda a estar en forma, nos despeja la mente cuando lo necesitamos, contribuye a la pérdida de peso y nos permite socializar. Entre otras muchas cosas. Pero también sirve para "arreglar" el mundo. En sentido figurado, ¡claro! Nos referimos a esa expresión que se usa cuando un grupo de amigos se junta a charlar de temas diversos, sin un guión predeterminado, y acaba hablando de cuestiones trascendentales para el planeta o la humanidad. Cuando acaba, decimos eso de "ya hemos arreglado el mundo". Aunque en realidad no han sido más que palabras expresadas en forma de opiniones y deseos. El caso es que, y esa es mi impresión, cuando hacemos un rodaje tranquilo rodeados de amigos, ese sentimiento se multiplica.

Además, es una buena forma de olvidarse del esfuerzo y el cansancio que genera la actividad física. Nos concentramos en la conversación. No es aplicable, claro está, a entrenamientos interválicos e intensos. Tiene que darse, como digo, en un entreno tranquilo o una quedada para trotar de forma relajada con amigos. ¡Algo necesario y recomendable siempre! Y cuando empiezas a correr con los amigos, surge la conversación. En una sobremesa las ideas van surgiendo de manera natural y espontánea, en muchos casos gracias a la ayuda de alguna sustancia alcohólica de mayor o menor graduación. Cuando vamos corriendo, la euforia que nos provocan las endorfinas y el bienestar que sienten nuestro cuerpo y nuestro cerebro nos hacen sentirnos más creativos y locuaces. ¿No lo habéis notado?

Correr en grupo y conversar puede ser muy positivo
Correr en grupo y conversar puede ser muy positivo

Soluciones
La conversación que comienza con un inocente comentario sobre el último problema que ha surgido en el ´curro´ acaba derivando en un relato sobre la explotación laboral, la situación de los trabajadores en el tercer mundo, la contaminación, el plástico que ensucia los mares, el eclipse de luna y las misiones a Marte. Y entonces surgen las soluciones. Todo corredor tiene una idea sobre cómo solucionarían el problema más complejo al que nadie, ni los científicos, ni los filósofos, ni los políticos más competentes han podido resolver. Pero tener ideas es gratis. Y todos tenemos derecho a expresarnos.

Lo bueno es cuando el problema al que estamos haciendo referencia es uno cercano y más pegado a la tierra, y con una solución que está en el mismo grupo que corre unido en ese momento. Resulta que el hermano de tu compañero de entrenamiento que comparte ahora zancadas contigo tiene una imprenta y tú buscas a alguien de confianza para hacer unos carteles de tu próximo evento. O quizá uno de los que va ahora a tu lado pasó por lo mismo que tú y encontró una solución al problema en la que tú no habías pensado. ¡Ya sabes cómo resolverlo! No sólo habéis "arreglado el mundo", también habéis solucionado tu angustia por ese asunto que te quitaba el sueño.

Conversar con amigos es siempre una terapia positiva. Pero si además lo haces corriendo, la sensación es aún más gratificante. Y lo digo por experiencia.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


2.328

Articulos relacionados

Reportajes Corre más rápido que el coronavirus
Actualidad La séptima edición de la 10K Divina Pastora Seguros Alboraya contra el Cáncer abre inscripciones
Reportajes ¿Por qué corremos?

También te puede interesar

Reportajes Maratón olímpico de 1956: el ansiado oro de Alain Mimoun
Reportajes ¿Correr nos hace más guapos?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?