El hombre del globo ¿cómo se marcan los ritmos de carrera?

Por carreraspopulares.com

Hacen su trabajo en silencio (bueno, algunos no siempre): llegan a la carrera, se sitúan en su cajón correspondiente armados de su globo numerado y se ponen a correr. A simple vista no hacen nada diferente a lo que todos los que nos ponemos detrás de una línea de salida. Sin embargo ellos cumplen una labor muy importante, que es conseguir que muchos atletas populares cumplan sus sueños en carreras en todo el mundo.

No están presentes en todas las carreras, aunque poco a poco nos vamos haciendo a la idea de que están allí, y muchas veces, de forma inconsciente, nos hacen de guía moral o anímico. En un maratón es bastante habitual que estén ahí, marcando el ritmo para miles de piernas. Pero ¿qué hace especial a una persona que lleva un globo flotando por encima de su cabeza?

La dificultad de marcar el ritmo en una carrera

Las liebres o “pacemakers” que las carreras colocan como parte de los servicios a los participantes son una referencia para muchos de nosotros. Resumiendo, su tarea es muy sencilla: tienen que acabar la carrera en un tiempo determinado, llevando consigo un elemento que les hace distinguibles a cierta distancia. No siempre es un globo, a veces es una bandera o un pendón. Otra cosa que les distingue es que llevan a su alrededor una cuadrilla que les arropa y que les sigue, de gente que quiere acabar la carrera en el tiempo que ese globo va marcando. De hecho, algunos corredores se quejan de que su presencia provoca un efecto llamada que se puede traducir en un grupo de gente a la que es difícil adelantar muchas veces.

Si tienes un objetivo de tiempo para una carrera y quieres tener una ayuda extra para no tener que estar mirando continuamente tu reloj o haciendo cálculos mentales, los hombres y mujeres del globo son tus aliados.

Pero tienes que tener en cuenta algunas cosas sobre esta forma de marcar el ritmo en las carreras. La primera es que, debajo de ese globo hay una persona. Eso quiere decir que, aunque lo normal es que estén sean buenos atletas y estén marcando un ritmo más lento del que podrían hacer, ellos también pueden tener un mal día, o hacer mal los cálculos de ritmo. Si te confías del todo en que yendo a su lado harás tu marca, puedes llevarte una sorpresa. Por ello, intenta hacer de vez en cuando alguna comprobación para ver que estás cumpliendo con el plan.

Por otro lado, hay que contar con que las liebres pueden no haber salido al mismo tiempo que tú. En carreras con muchos participantes, puede que quienes vayan marcando el tiempo hayan salido 3-4 minutos antes y si entras con ellos en meta, estarás por encima del tiempo estimado. Intenta calcular este desfase o pregúntales en carrera, para saber si te valen como referencia o debes acelerar un poco para entrar por delante de ellos.

Y, por último, no te obsesiones con llevar el mismo ritmo que ellos. Cada persona es un mundo, y la estrategia que las liebres siguen para cumplir su objetivo no siempre es la que mejor te conviene. Los hay que prefieren ponerse a un ritmo estable y mantenerlo durante toda la carrera. Pero hay otros que comienzan muy rápido para luego ir dejándose caer y acaban más tranquilos entrando en meta. En este caso corres el riesgo de que te “saquen de punto” si vas muy al límite o el objetivo es muy exigente. O al revés, hay veces que empiezan más tranquilos y luego aceleran al final. También hay ocasiones que calculan el ritmo en función del desnivel de la carrera, para tener en cuenta tramos de subida o bajada que saben que les van a hacer variar la velocidad.



Tambien te puede interesar

La segunda primera vez: el día que vuelva a correr
Mario Trota

El día que acabe el confinamiento y pueda salir a correr, será especial. Como un nuevo comienzo. Es como si volviéramos a la casilla de salida, a repetir aquel día que nos pusimos las zapatillas por primera vez. Pero habrá algo diferente: ahora, correr será aún más importante para nosotros.

Máquina. Así es como me llaman, aquí en Guinea-Bissau
carreraspopulares.com

Ser profesional no es fácil, llegar requiere gran esfuerzo, coraje y dedicación. Es la historia de Maquina una vida dedicada al running que todavía no ha encontrado su recompensa.

Cómo gestionar emocionalmente el confinamiento
Pedro Fernández López

El confinamiento está afectándonos emocionalmente. Y no poder salir a correr nos sitúa en un escenario complejo y difícil de asimilar. Pedro Fernández nos plantea algunas ideas para intentar gestionar nuestras emociones en estos momentos.

El irrefrenable deseo de salir a correr
Borja Martínez

Estamos encerrados y no podemos salir a correr. No nos dejan y, además, no queremos. Por responsabilidad y por solidaridad. Pero nadie debería reprimir nuestros deseos. Pensar, soñar y anhelar no son un delito o un acto insolidario.

Las mas vistas

¿Puedo correr si dono sangre?
carreraspopulares.com

¿Sabes cómo afecta una donación de sangre a tu rendimiento como corredor? Es importante que donemos sangre, fomenta las buenas prácticas médicas y salva vidas, pero también es importante que lo hagamos en el momento idóneo.

Tapering: ¿qué es, cómo se hace y por qué es necesario?
Tono Fernández

Reducir la carga de los entrenamientos antes de una competición es vital para llegar en condiciones óptimas. Es el tapering. Un proceso necesario.

Trabajo excéntrico: vital para corredores
Raquel Landín

¿En qué consiste el trabajo excéntrico? Son ejercicios muy importantes para los corredores. Mejoran nuestra fuerza, movilidad y, sobre todo, nos ayudarán a prevenir lesiones. Raquel Landín te lo explica en este vídeo.

Circuito Oregón: gana fuerza, pierde calorías
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Descubre el Circuito Oregón, ideal para ganar resistencia. Solo necesitas un kilómetro y 10 ejercicios. Te vendrá genial para rendir más y mejor. Te lo explican desde Clockwork.