Viajar para correr: Copenhague, mucho más que la Sirenita

Por José Manuel Torralba para carreraspopulares.com
Copenhague ofrece muchos lugares por los que correr
Copenhague ofrece muchos lugares por los que correr

La primera vez que viajé a esta ciudad (hace más de veinte años) me llamaron varias cosas la atención: la mayoría de las personas dejaba su bici en la calle sin ningún tipo de protección, la gente come helados por la calle, independientemente del frío que haga (incluso bajo cero) y hay unos puestos de salchichas en muchas esquinas, que te permiten algo más que matar el gusanillo con cierta dignidad.

Hoy ya no dejan la bici sin candado y dicen que uno de cada cuatro daneses ha robado una bici alguna vez en su vida (eso sí, casi siempre porque necesitaba usarla con urgencia) y también tomamos helados en invierno en España. Pero no tenemos los puestos ambulantes de salchichas y aún nos queda mucho para tener ciudades para ciclistas, como es esta.

Los lugares de interés turístico de Copenhague se pueden visitar paseando o corriendo
Los lugares de interés turístico de Copenhague se pueden visitar paseando o corriendo

Sus calles

El Copenhague turístico es una ciudad muy manejable. Puedes ver todo lo que merece la pena a golpe de paseo, y son muchas cosas. Aparte de visitar a la Sirenita, merece la pena pasear por los canales (hay también visitas en barco guiadas), cerca de la plaza de la Opera (en la que en invierno hay una pista de hielo); se puede ver el cambio de la guardia a las 12, en el Palacio Real (con banda de música incluida, y muy cerca de los soldados, no como en Londres); pasear al anochecer por el Tívoli, disfrutar del espectáculo de luz y sonido y cenar en uno de sus restaurantes.

El Tívoli, uno de los primeros parques de atracciones del mundo (muchos se llaman Tívoli por culpa de este parque), conserva atracciones de feria de pueblo, y a mí por lo menos me hace regresar, de alguna forma, a la infancia. Enfrente del Tívoli han puesto una gran noria, como en otras ciudades europeas, que permite una vista preciosa de la ciudad. Y pasear por sus calles peatonales, llenas de tiendas y de personas. El ayuntamiento por dentro recuerda mucho al de Estocolmo, famoso por la cena de los premios Nobel. Y visitar Cristianía, uno de los últimos reductos hippies que existen en la Europa occidental. En horas de luz se puede visitar sin problemas y ver algunas cosas algo anacrónicas, pero que pueden entenderse en un lugar donde la policía no suele entrar.

Participantes en una carrear en Copenhague
Participantes en una carrear en Copenhague

Corriendo

Y Copenhague es una ciudad donde se puede disfrutar corriendo. Recomiendo dos circuitos urbanos.

1.- Desde el ayuntamiento, por el bulevar H.C. Andersen se llega a unas grandes exclusas que hay en el centro de la ciudad. Son grandes lagos rectangulares, uno seguido del otro, donde viven algunos cisnes. El perímetro de las cinco exclusas tiene varios kilómetros. Por sus lados hay siempre gente corriendo por un sendero de tierra. Llama la atención en Copenhague la gran cantidad de mujeres que corren (por lo menos uno de cada dos corredores es mujer). Cuando se corre por los lados que dan más al sur, hay que esperar los semáforos de las calles que las atraviesan, pero por el otro lado, hay túneles que permiten pasar de una a otra. Un lugar bonito y agradable para correr.

2.- El segundo circuito, también desde la Plaza del Ayuntamiento, va por la calle peatonal que acaba en la Plaza de la Opera. Desde allí, pasando por el canal de las casas pintadas, se llega al Palacio Real, para acabar frente al mar, en el camino que lleva a la Sirenita. Ver salir el sol por detrás de la Sirenita, es una imagen difícil de olvidar. Desde allí se puede bordear un sendero que cruza un parque, para, volviendo por el mismo camino, regresar al punto de partida.

Copenhague, una ciudad que merece la pena visitar, y por la que merece la pena correr.

Además de correr, pasear por las calles de Copenhague es una manera estupenda de conocer la ciudad
Además de correr, pasear por las calles de Copenhague es una manera estupenda de conocer la ciudad
SOBRE EL AUTOR

José Manuel Torralba
Catedrático de Ingeniería de Materiales en Universidad Carlos III de Madrid



12.715

Tambien te puede interesar

Todas las excusas que quieras para no salir a correr
Mario Trota

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso en esos momentos?

Beneficios menos conocidos de correr
Javier Ullé

Correr es una de las mejores maneras de mantenerse en forma. Es excelente para tu físico, pero, ¿qué otros beneficios aporta? Además de los muy conocidos como, por ejemplo, perder peso o combatir el estrés, correr tiene un buen número de beneficios y aspectos que contribuirán a que tengas una mejor salud. Algunos de ellos nos son tan conocidos.

Buscando motivaciones para entrenar en tiempos de coronavirus
Pedro Fernández López

En un momento en el que no se celebran carreras populares, que marcan muchas veces el objetivo de nuestros entrenamientos, ¿dónde y cómo encontramos la motivación? Pedro Fernández nos da algunas ideas.

Guía del corredor novato: la sonrisa, siempre puesta
Mario Trota

Corremos porque nos hace felices. Y si la felicidad es un estado de ánimo positivo y alegre, ¿por qué no vamos a sonreír cuando hay algo que nos hace sentir bien? Correr con la sonrisa puesta, de hecho, hará que ese sentimiento se amplifique.

Las mas vistas

Plan para correr 10k en menos de 60 minutos
Tono Fernández

Un plan para aquellas personas que ya corren, pero que quieren hacer una carrera de 10 kilómetros en menos de 1 hora.

Maratón: 42.195 m.: ¿de dónde viene esa extraña distancia?
Luis Miguel del Baño

42.195 metros. Una distancia extraña. La tenemos más que marcada y grabada en la mente, pero, ¿de dónde proviene la mítica longitud del Maratón?

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

´Un entrenador personal te cambia la vida´
carreraspopulares.com

El cómico Leo Harlem encantado porque está cambiando su físico gracias a un personal trainer.