Yo siempre corro rápido, ¿y qué?

Por Borja Martínez para carreraspopulares.com
Hay corredores que, cuando se ponen un dorsal, sólo quieren correr rápido
Hay corredores que, cuando se ponen un dorsal, sólo quieren correr rápido

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. Bueno, no siempre, porque alguna vez que he estado lesionado me he controlado un poco para no recaer. Y en varias ocasiones también he acompañado a amigos tomándonos la carrera a ‘chufla’, disfraz mediante.

Pero lo normal es que cuando me pongo en una salida mi corazón se acelere, mis nervios estén a flor de piel y mis zapatillas echen humo. En esas carreras, cuando dan el disparo de salida, me concentro y me lanzo a correr como si no hubiera mañana. ¡Ojo¡ Que no voy como pollo sin cabeza. Sé cómo tengo que regularme y establecer una estrategia de carrera sensata. Aunque no siempre sale como quiero, como le pasa a todo el mundo.

Pero lo que me gusta es intentar mejorar mi marca en esa distancia, o en esa misma carrera. Disfruto mirando el reloj y comprobando el ritmo que llevo. Juntarme con un grupo de corredores que vayan a mi misma velocidad y, si es posible, acabar por delante de ellos en meta.

Pero que nadie se confunda. No soy un loco ambicioso obsesionado con correr rápido, aunque muchos lo piensen. Tampoco me mato por intentar subir a un ’podium’. Como he dicho antes no soy de los mejores, aunque alguna vez he ‘rascado’ algún trofeo en mi categoría (uno ya peina ciertas canas).

Superarse y sentirse bien, las razones del que siempre corre rápido
Superarse y sentirse bien, las razones del que siempre corre rápido

PASARLO BIEN

Lo que pasa es que yo tomo el deporte como algo para pasarlo bien, además de para estar en forma. Y yo lo paso bien rodando con mis amigos y haciendo series con mi grupo de entrenamiento, pero también cuando corro rápido, al nivel que mi cuerpo me lo permita, y compitiendo en carreras. Porque por eso se llama carrera, ¿no? Porque hay una clasificación para determinar quién llega antes y quién llega después.

Y, por supuesto, respeto lo que hagan los demás. El que quiera ir rápido, que lo haga. El que vaya más lento, perfecto. Si alguien se toma la carrera de paseo, o en plan ‘tranqui’ de buen rollo con los amigos, genial. Cada uno que haga lo que quiera. Tengo tantos amigos que corren que muchos de ellos encajan en todas esas circunstancias.

Por eso no entiendo por qué haya gente que me mira mal o que desprecia en las redes sociales lo que hago. No a mí directamente (aunque alguna vez ha pasado). Me refiero a corredores como yo. Para algunos colectivos parece que querer correr rápido o intentar superar una marca es propio de personas arrogantes y engreídas.

No, yo no miro por encima del hombro a nadie. Comparto las alegrías de todos, los que llegan antes a la meta y los que llegan más tarde, también los últimos. Quizá algún día yo sea uno de ellos, y me da igual.

Pero cuando estoy en una carrera con un número considerable de corredores y, por culpa de los que se han situado mal en los cajones de salida no puedo correr bien y voy esquivando a gente como puedo, me da rabia escuchar ciertos comentarios.

“Bueno, tío, ni que fueras a ganar”. “¿Pero tú qué te crees?, que eres Kipchoge?”. Y lo normal es que las frases vayan acompañadas de insultos. Me suelo callar para no gastar energías discutiendo inútilmente. Pero pienso: “No me creo nada ni nadie y sé que no voy a ganar, pero he pagado por participar en una carrera y quiero correr a la velocidad que me dé la gana”. ¿O es mucho pedir?


2.319

Articulos relacionados

Reportajes Roma a golpe de zapatilla
Reportajes El día que vi a Kipchoge llegar a la Luna
Reportajes La música y el corredor (1)

También te puede interesar

Reportajes Cómo funciona el chip de una carrera
Reportajes El corredor cervecero

Las más vistas

Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor
Actualidad Alpedrete prepara ya su VII carrera solidaria Las Dehesas. ¡No te quedes sin tu dorsal!