¿Recuperando de una lesión? ¡Hazlo más fácil!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 12/09/2018
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas

Un alto en el camino.
Una pequeña dificultad.
Gajes del oficio.
Cosas que pasan.
Un drama.
Una tragedia.

¿Qué sientes cuando una lesión te impide correr? No es lo mismo, por supuesto, una pequeña contractura para la que se recomienda un par de días de descanso que una rotura de menisco para la que es necesario pasar por quirófano. Una lesión puede ser de muchos tipos. Pero todas tienen una conclusión clara: no nos dejan correr como nos gustaría.

¿Qué podemos hacer cuando tenemos una lesión? Lo primero de todo: parar. Sólo en el extraño caso de que conozcamos tanto nuestro cuerpo como para saber qué nos está pasando y qué solución tiene, mejor no correr riesgos hasta saber si esa pequeña molestia se puede convertir en algo más grave si seguimos corriendo. Lo mejor es acudir a un fisio para que nos haga un diagnóstico claro y nos empiece a ayudar con la recuperación. Aunque podemos tener la tentación de ir al médico general a que nos vea, nadie como un fisio experto en deporte para tratar con lo que nos pase.

Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!
Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!

Una vez un experto en fisioterapia nos haya visto, diagnosticado y comenzado un tratamiento, empieza lo difícil: en algunos casos nos pueden recomendar dejar de correr por unos días o semanas. Al principio se nos viene el mundo encima. ¿Te acuerdas que antes de empezar a correr tenías tiempo libre y hacías otras cosas? De repente, si de un día para otro te dicen que no corras, te encuentras con un vacío de tiempo que al principio nos cuesta llenar.

Primera tarea: buscar un sustituto de correr

Si no puedes correr, prohibido quedarse en el sofá viendo la tele. Salvo que quieras aprovechar el tiempo para estudiarte la filmografía de Scorsese porque tienes mucho interés en este cineasta o algo así, no debes dejar que la pereza te gane. Porque te costará más volver a correr después, no queremos que el hábito del sofá aparezca en nuestra vida. Actividades como salir a ir al gimnasio, pilates, nadar, montar en bici... (siempre con permiso del fisio, claro) son perfectas para ocupar el tiempo. Y si no, simplemente caminar. Ya que vamos a perder un poco de forma física por no correr, no debemos empeorar las cosas encima desentrenando nuestra motivación.

Segundo: reprograma tu mente

Cuando corremos, las prioridades suelen estar centradas en objetivos: una carrera, superar cierta marca, correr X kilómetros semanales... Cuando llega el parón, tenemos que hacer el ejercicio de detenernos y pensar si vamos a poder alcanzar ese objetivo o debemos buscar otro. No pasa nada por reconfigurar los objetivos, simplemente hay que tener la cabeza fría y asumir, si llega el caso, que no vamos a bajar ese tiempo o que no vamos a poder correr cierta carrera. Piensa que vas a tener más oportunidades de cumplir tus objetivos y que es más importante parar hoy para poder seguir corriendo pasado mañana.

Fortaleza mental para superar las adversidades

Hay lesiones más o menos “simples” que se van curando paulatinamente y que no dejan secuelas. Normalmente, una lesión, si estás en buenas manos, se pasa bastante rápido. Pero hay otras dolencias (una fascitis o tendinitis) que nos pueden dar algún altibajo y recaemos cuando pensamos que estamos curados. Tenemos que tener paciencia y pensar que es normal. Cada cuerpo funciona de una manera distinta y puede que necesitemos más tiempo. No pasa nada. Inquietarnos sólo nos generará un estrés muy perjudicial para la recuperación.

Así que, aunque cueste, es importante mantener el ánimo y el espíritu positivo. ¡Que ninguna lesión te quite las ganas de correr!

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

El agua: 15 tips que la hacen imprescindible
carreraspopulares.com

Es el elemento principal que activa todas nuestras funciones mientras corremos. El agua, ese elemento que nos es imprescindible y que, a la vez, tantas cuestiones positivas nos reporta.

El sueño: vital para los deportistas
Tono Fernández

¿Tú duermes lo suficiente? Pues que sepas que es vital para entrenar bien, rendir más y evitar lesiones. Zzzz.

Cómo mejorar tu entrenamiento de fuerza
Nacho Martínez y Toni Montoya

Hasta un tercio de las lesiones se podría evitar haciendo un buen entrenamiento de fuerza. Pero, ¿cómo hacerlo? Aquí van algunos consejos para mejorar ese tipo de entrenamientos.

Deportistas weekend
Francisco Gilo

Si usted es de los que de la noche a la mañana se dio cuenta de que el ejercicio hacía bien, por lo que rogó a su mejor amigo que lo metiera en la liga de fútbol o si es de los que descubrió que el trote en realidad era su gran pasión, aunque sólo lo practica cuando “tiene tiempo”, lo más probable es que sea un weekend-warrior

Las mas vistas

Sub 40’ en 10k, ¿cumples los requisitos?
Tono Fernández

Es una barrera tanto psicológica, como física. Bajar de 40 minutos en 10 kilómetros es una hazaña complicada para muchos. Aunque estés cerca, cuesta alcanzar ese listón. ¿Cumples con los requisitos?

Si vas a correr un Maratón, debes saber que...
Luis Miguel del Baño

Emociones, sentimientos encontrados, dolores, lucha contra uno mismo. ¡Los maratones son tantas cosas! Aquí tienes 42 puntos importantes que debes saber si vas a correr los 42 kilómetros.

La parte psicológica de las lesiones
Yolanda Cuevas Ayneto

Uno de los aspectos a tener en cuenta en la práctica del ejercicio físico y del deporte son las lesiones sufridas siendo amateur o profesional. Las lesiones pueden provocar una retirada puntual de la práctica deportiva en unos casos o la definitiva en otros...

El dolor de cadera en los corredores
Francisco Gilo

Cada vez más jóvenes sufren problemas de cadera. Un problema que puede surgir a edades tempranas en personas que practican deporte de forma habitual. Un tema del que ofrece detalles en este artículo de Fco. Gilo.