¿Recuperando de una lesión? ¡Hazlo más fácil!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 12/09/2018
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas

Un alto en el camino.
Una pequeña dificultad.
Gajes del oficio.
Cosas que pasan.
Un drama.
Una tragedia.

¿Qué sientes cuando una lesión te impide correr? No es lo mismo, por supuesto, una pequeña contractura para la que se recomienda un par de días de descanso que una rotura de menisco para la que es necesario pasar por quirófano. Una lesión puede ser de muchos tipos. Pero todas tienen una conclusión clara: no nos dejan correr como nos gustaría.

¿Qué podemos hacer cuando tenemos una lesión? Lo primero de todo: parar. Sólo en el extraño caso de que conozcamos tanto nuestro cuerpo como para saber qué nos está pasando y qué solución tiene, mejor no correr riesgos hasta saber si esa pequeña molestia se puede convertir en algo más grave si seguimos corriendo. Lo mejor es acudir a un fisio para que nos haga un diagnóstico claro y nos empiece a ayudar con la recuperación. Aunque podemos tener la tentación de ir al médico general a que nos vea, nadie como un fisio experto en deporte para tratar con lo que nos pase.

Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!
Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!

Una vez un experto en fisioterapia nos haya visto, diagnosticado y comenzado un tratamiento, empieza lo difícil: en algunos casos nos pueden recomendar dejar de correr por unos días o semanas. Al principio se nos viene el mundo encima. ¿Te acuerdas que antes de empezar a correr tenías tiempo libre y hacías otras cosas? De repente, si de un día para otro te dicen que no corras, te encuentras con un vacío de tiempo que al principio nos cuesta llenar.

Primera tarea: buscar un sustituto de correr

Si no puedes correr, prohibido quedarse en el sofá viendo la tele. Salvo que quieras aprovechar el tiempo para estudiarte la filmografía de Scorsese porque tienes mucho interés en este cineasta o algo así, no debes dejar que la pereza te gane. Porque te costará más volver a correr después, no queremos que el hábito del sofá aparezca en nuestra vida. Actividades como salir a ir al gimnasio, pilates, nadar, montar en bici... (siempre con permiso del fisio, claro) son perfectas para ocupar el tiempo. Y si no, simplemente caminar. Ya que vamos a perder un poco de forma física por no correr, no debemos empeorar las cosas encima desentrenando nuestra motivación.

Segundo: reprograma tu mente

Cuando corremos, las prioridades suelen estar centradas en objetivos: una carrera, superar cierta marca, correr X kilómetros semanales... Cuando llega el parón, tenemos que hacer el ejercicio de detenernos y pensar si vamos a poder alcanzar ese objetivo o debemos buscar otro. No pasa nada por reconfigurar los objetivos, simplemente hay que tener la cabeza fría y asumir, si llega el caso, que no vamos a bajar ese tiempo o que no vamos a poder correr cierta carrera. Piensa que vas a tener más oportunidades de cumplir tus objetivos y que es más importante parar hoy para poder seguir corriendo pasado mañana.

Fortaleza mental para superar las adversidades

Hay lesiones más o menos “simples” que se van curando paulatinamente y que no dejan secuelas. Normalmente, una lesión, si estás en buenas manos, se pasa bastante rápido. Pero hay otras dolencias (una fascitis o tendinitis) que nos pueden dar algún altibajo y recaemos cuando pensamos que estamos curados. Tenemos que tener paciencia y pensar que es normal. Cada cuerpo funciona de una manera distinta y puede que necesitemos más tiempo. No pasa nada. Inquietarnos sólo nos generará un estrés muy perjudicial para la recuperación.

Así que, aunque cueste, es importante mantener el ánimo y el espíritu positivo. ¡Que ninguna lesión te quite las ganas de correr!

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!