Consejos para que tus zapatos de diario no te torturen

Por Rubén Sánchez-Gómez para carreraspopulares.com

La salud de nuestros pies depende de diversos factores, que podríamos englobar fundamentalmente en dos grupos: los factores intrínsecos y los extrínsecos. Los primeros son todos aquellos relacionados con la propia estructura anatómica del pie que nos vienen determinados de manera genética, tales como la forma y estructura ósea, la fuerza muscular, la laxitud ligamentosa, la forma de nuestras uñas o el grado de sequedad de nuestra piel. Los segundos atañen a todos aquellos factores medioambientales externos que influyen de alguna u otra manera en los primeros, tales como la actividad laboral, el terreno sobre el que pisamos, o el calzado.

Por lo tanto, el primer consejo y quizá el “gold standard” de los demás, para que nuestros zapatos no nos torturen es saber el tipo de pie que tenemos, para que un profesional nos aconseje acerca de los tipos de zapatos que más o menos nos pueden convenir. Por ejemplo, en nuestra clínica hemos desarrollado un conjunto de mediciones y cálculos biomecánicos que nos ayudan a saber cuánta altura de tacón máxima es capaz de admitir el pie de una paciente sin que este llegue a ser excesivamente patológico para sus articulaciones y prevenir así la aparición del juanete.

Otros consejos útiles para la elección de un buen calzado son:

- Tamaño del zapato ajustado a la longitud del pie, que se mide con la persona de pie y teniendo en cuenta el dedo más largo (no el dedo gordo, como de costumbre se hace).

- Horma del antepié ajustada al ancho del pie del paciente, respetando el espacio y el volumen del pie del paciente dentro del calzado. Por cada centímetro que tenga de menos el zapato, será un centímetro que nuestros dedos se van a comprimir entre sí.

- Suela flexible pero indeformable, de un material tipo goma o caucho-goma, con un grosor no menor a 1cm. De esta forma, sirve para amortiguar la pisada y propulsar el despegue, con la puntera elevada al menos 5mm del suelo.

- Sistemas de sujeción tipo cordón o similar, para que el zapato no nos "chancleé" al andar, motivo de muchas patologías digitales futuras. Evitar en la medida de lo posible las sandalias, bailarinas o mocasines.

Existen otras recomendaciones más acordes con el calzado deportivo, dependiendo de la modalidad, y con el calzado de mujer, pero será cuestión de otras publicaciones.

SOBRE EL AUTOR

Rubén Sánchez-Gómez
Equipo Pododinamica
Expertos en Biomecánica

www.pododinamica.es


2.395

Articulos relacionados

Salud Cuida tus pies. Consejos para antes de una gran prueba
Salud Cómo cuidar los pies antes de una gran carrera
Reportajes Corre mami, corre

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!