Series, fartlek, cuestas: entrenamientos que también debes hacer

Por carreraspopulares.com

Salir a correr está bien, pero solo correr de manera continua un día, otro día, otro día más y así siempre, nos puede cansar. Es lo que le ocurre a muchos corredores principiantes.

Es hora de romper con esa monotonía. Para ello, es ideal que introduzcas variantes en tus entrenamientos. Las series, los fartlek o las cuestas, son ideales. Aún así, que sepáis que existen muchas otras posibilidades. Eso sí, siempre debéis estar orientados por un buen entrenador o por un buen programa de entrenamientos.

Las series: totalmente necesarias. Simplemente (bueno, eso de simplemente es un eufemismo, porque correr series no es nada simple) se trata de correr distancias cortas a ritmos de carrera altos de manera repetida con un cierto tiempo de recuperación entre cada ‘mini-carrera’.

De esta manera entrenamos nuestro umbral anaeróbico, con lo que iremos entrenando y mejorando nuestra velocidad y nuestra capacidad para correr y aguantar esos ritmos superiores. La evolución que se consigue es muy rápida, y en pocas sesiones vemos los beneficios. Acostumbramos al cuerpo a correr con ácido láctico en los músculos. Sería importante que un entrenador te planificara tu entrenamiento de series al menos una vez a la semana.


El fartlek. Más divertido. El fartlek es un término que proviene del sueco, y que indica ´cambios de ritmo´. Ahora ya no hablamos de entrenamientos cortos. Los fartleks y cambios de ritmo los vamos a introducir en sesiones medias o incluso largas. En ellas, iremos variando siempre periodos de carrera a ritmo normal con otros algo más rápidos e incluso algunos bastante más rápido pero sin pararnos, recuperándonos de nuevo con carrera a ritmo más moderado.
Si los haces con una metodología, tu resistencia aumentará. Se mejora también la capacidad aeróbica y anaeróbica, nuestros ritmos y ayuda a nuestro sistema cardiovascular. Como te decimos, debe estar bien planificado.


Las cuestas. Desarrolla la fuerza en tus piernas. Parece que para correr solo necesitemos que nuestras piernas sean resistentes a las largas distancias. Eso es cierto, pero ese parámetro se consigue con unas piernas fuertes. El trabajo de fuerza es totalmente necesario para un corredor. Gracias a él aumentaremos nuestra capacidad para correr largas distancias y también nos dará un punto de velocidad.

Existen muchas maneras de hacerlo, una de ellas, muy popular, son las cuestas. Para corredores de distancias largas (es decir, aquellos que no son velocistas), lo ideal es que las cuestas no sean muy cortas e inclinadas. Buscamos cuestas de una pendiente suave o moderada y se suben de manera intensa (pero no a tope). Luego se bajan al trote, se recupera un poco y de nuevo para arriba.


27.591

Articulos relacionados

Entrenamientos Tres variantes para tus entrenamientos que deberías probar
Entrenamientos Entrena lento para correr rápido
Entrenamientos Entrenamiento de series: ¿bueno para todas las edades y distancias?

También te puede interesar

Entrenamientos ¿Por qué llevar un diario de mis entrenamientos?
Entrenamientos MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?